China puso el martes a otros cientos de miles de ciudadanos bajo órdenes de confinamiento para tratar de contener un brote del coronavirus, ínfimo comparado con las cifras de récord de contagios detectadas en varios estados de Estados Unidos y países europeos.

La pandemia se acelera nuevamente en el mundo, con numerosos países en Europa y América del Norte tratando de encontrar un equilibrio entre minimizar los daños económicos por nuevas restricciones y controlar la propagación del virus.

Aun con cifras de contagios muy inferiores a los de potencias occidentales, China ordenó a cientos de miles de residentes en la ciudad de Yan'an (norte) quedarse en casa tras registrar más de 200 nuevos casos el martes en todo el país, un récord desde marzo de 2020.

TAMBIEN PUEDE LEER: Incautan una tonelada de cocaína procedente de Colombia en noroeste de Francia​​

Desde la contención de la primera ola del coronavirus detectado en Wuhan, el gigante asiático ha aplicado una estrategia de erradicación del virus en su territorio consistente en el cierre de fronteras y estrictas y drásticas medidas ante cualquier brote.

Los residentes de Yan'an se suman a los trece millones de personas que desde hace seis días están confinadas en la cercana ciudad de Xi'an, donde algunos ciudadanos lamentan en redes sociales que no pueden conseguir comida por las restricciones impuestas.

"Estoy a punto de morir de hambre", decía un usuario en la red social Weibo. "No hay comida, en mi recinto de viviendas no me dejan salir y estoy a punto de quedarme sin sopas instantáneas, ¡ayuda, por favor!", insistía.

Comentarios