En tan solo 28 horas y 45 minutos un edificio de 10 pisos fue construido en Changsha, China, hace unos días. 

La gran hazaña fue realizada por la empresa Broad Group la cual procedió a ensamblar módulos individuales prefabricados, que solamente necesitaban atornillarse.

Los módulos están hechos principalmente de acero inoxidable, que al terminar todos estos ya tenían energía, agua, sistema de ventilación y drenaje funcionales, es decir, ya estaban listos para ser habitados.

Para construirlo, se necesitaron de tres grúas y cientos de trabajadores. La compañía asegura que este edificio es resistente a terremotos y que incluso se puede desmontar y mover en caso de ser necesario.

En países asiáticos, este tipo de viviendas se han puesto muy de moda, debido a que permiten el desarrollo de nuevas casas de manera más rápida y mucho más económica.


Estas habilidades de construcción de las industrias chinas, se constataron al inicio de la pandemia cuando construyeron un hospital para atender pacientes con Covid-19 en menos de 10 días.

Comentarios