Las autoridades de la ciudad costera de Atami, en el centro de Japón, seguían este martes sin noticias sobre 24 personas, tres días después del enorme deslizamiento de tierra provocado por lluvias torrenciales que dejó al menos cuatro muertos y arrasó decenas de casas.

Sakae Saito, alcalde de Atami, declaró en una reunión con autoridades locales que decenas de personas llamaron para confirmar que estaban con vida, luego de que el municipio publicó una lista de 64 residentes que pudieron ser afectados por el alud.

"Muchas personas se han manifestado. Actualmente [el número de los que siguen sin ubicar se eleva a 24", dijo el alcalde en la reunión transmitida por televisión.

El deslizamiento ocurrió el sábado después de varios días de lluvias fuertes en Atami, un balneario bordeado por montañas, y sus alrededores.

El balance oficial es de cuatro muertos, aunque las autoridades enfrentan dificultades para ubicar a algunas personas porque muchas de las casas son usadas como residencias secundarias, según la prensa local.

Unos 1.100 socorristas retomaron las búsquedas la mañana del martes, intentando abrir un camino entre los escombros cubiertos de lodo.

Atami presentaba este martes un espectáculo de desolación, con casas destruidas, vehículos volcados y calles intransitables.

"Haremos todo lo que podamos (...) y rezar para que podamos encontrar a todas las personas que sea posible", declaró Saito.

Gran parte de Japón está actualmente bajo temporada de lluvias, que a menudo provocan inundaciones y deslizamientos de tierra.

Según los científicos, el fenómeno se ve acentuado por el cambio climático, debido a que una atmósfera más cálida retiene más agua, aumentando la posibilidad y la intensidad de las precipitaciones extremas. 

Tags

Comentarios