Corea del Norte disparó el jueves un nuevo proyectil táctico guiado en su primera provocación sustancial al nuevo gobierno de Estados Unidos, que ha anunciado que no se quedará de manos cruzadas.

Pyongyang tiene prohibido el desarrollo de misiles balísticos en virtud de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y está sometido a múltiples sanciones internacionales por sus programas de armamento.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió a Corea del Norte que su país dará una "respuesta acorde" si decide escalar sus ensayos.

El nuclearizado Estado del norte de la península de Corea tiene una larga historia de utilizar pruebas de armamento para provocar, en un proceso cuidadosamente calibrado para conseguir sus objetivos.

"Estamos consultando con nuestros socios y aliados", dijo el mandatario estadounidense en la primera conferencia de prensa de su mandato. "Y habrá respuesta si eligen una escalada".

Será una "respuesta acorde", agregó.

Corea del Norte disparó un artefacto hacia el mar este jueves temprano, había indicado el ejército surcoreano, antes de la confirmación oficial de Pyongyang.

El jefe del Estado Mayor conjunto de Corea del Sur indicó en un comunicado que se había lanzado un "proyectil no identificado" al mar de Japón, conocido como mar del Este por los coreanos.

Comentarios