El dolor en una rodilla ha derivado que la agenda del papa Francisco estuviera condicionanda en los últimos días; el más reciente el aplazamiento de su viaje apostólico a África previsto para la primera semana de julio, vuelve a cambiar la agenda de las celebraciones papales. 

El portal Vaticano News informó que el pontífice no celebrará la solemnidad del Corpus Christi, con la procesión con la Hostia consagrada, una de las fiestas más sentidas y entre los momentos de oración más intensos que tiene su origen en el siglo XIII. 

De hecho, este lunes, la Oficina de Prensa Vaticana, en una comunicación a los periodistas, ha hecho saber que "debido a las limitaciones impuestas al Papa por la gonalgia" y "por las necesidades litúrgicas específicas de la celebración, no se celebrarán la Santa Misa y Procesión con la Bendición Eucarística con ocasión de la fiesta del Corpus Christi".

No viajará a África

"A solicitud de sus médicos, y con el fin de no comprometer los resultados de una terapia de la rodilla aún en curso, el Santo Padre lamenta verse obligado a posponer su viaje (...) a una fecha ulterior que queda por definir", anunció en un comunicado el director del servicio de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni.

El comunicado no menciona el viaje a Canadá previsto del 24 al 30 de julio, pero éste "es mantenido hasta nueva orden", indicó a la AFP la sala de prensa de la Santa Sede.

Francisco ha sufrido dolores en su rodilla derecha en las últimas semanas, y el mes pasado apareció por primera vez en silla de ruedas en un evento público.

El propio Francisco ha hablado sobre un ligamento dañado en su rodilla. Afirmó el mes pasado al diario italiano Corriere della Sera que sería intervenido mediante "una infiltración", lo que según fuentes vaticanas supone la inyección de antinflamatorios.

Según una fuente vaticana, el tratamiento "sigue su curso, y da resultados". 

"El papa está mejor y tiene menos dolores, pero no lo suficiente para poder viajar", señaló la fuente y precisó que ninguna operación quirúrgica está de momento prevista.

"El papa está triste por esta decisión (...) contaba mucho con este viaje, pero no tuvo otra opción" que posponerlo, indicó esta fuente.

"Hace tiempo que estoy en este estado, no consigo caminar", había confiado el papa en mayo en su entrevista al Corriere della Sera, tras haber tenido que anular varias reuniones previstas en su agenda.

Rumores infundados

El estado de salud del papa, que a menudo mostró gestos de dolor al ponerse de pie en apariciones públicas en la plaza San Pedro, avivó recientemente las preocupaciones de los observadores en el Vaticano, reactivando la hipótesis de una eventual retirada de Francisco.

El Vaticano rehusá reaccionar ante tales rumores y asegura que "el pontífice conserva intacta la cabeza" y sigue "determinado", dice otra fuente vaticana, que no da importancia a los numerosos artículos de prensa --en especial en Italia-- que hablan de la hipótesis de que Francisco deje el cargo.

"En nombre del pueblo congoleño, el gobierno de la RDC desea al papa Francisco una rápida recuperación y le asegura que lo espera en la República Democrática del Congo", dijo en un comunicado el ministro de Comunicación y portavoz del gobierno de RDC, Patrick Muyaya.

El pontífice argentino ya pospuso un viaje previsto a Líbano en junio, alegando "razones de salud".

A principios de abril, durante un viaje de dos días a Malta, el papa ya había mostrado dificultades debido a sus problemas de articulaciones, y tuvo que utilizar una plataforma elevadora para subir y descender de su avión.

Jorge Bergoglio padece también de dolores en la cadera, que lo hacen cojear, y ya fue sometido en julio de 2021 a una delicada operación del colon.

Comentarios