Tras conocerse que una mujer mató y descuartizó a su pareja, quien estaba acusado de abusos sexuales a su hija y a su hijastra, surgen versiones de que los restos del hombre fueron usados para cocinar empanadas. El hecho ocurrió en la ciudad de Villa Fiorito, en Buenos Aires, Argentina.

Según testimonios, la mujer fue vista vendiendo comida. Pero lo que llamó la atención fue el producto que ofrecía.

“No sé si vendía empanadas antes, sabía que ella siempre trabajaba en la feria a la par del hombre”, explicó una vecina del lugar donde vivía la pareja, citada en el portal TN.

En el barrio donde ocurrió el hecho, se expande el rumor sobre lo que ocurrió con los restos del descuartizado. “Me dijeron que el otro día la vieron a la mujer vendiendo empanadas en la feria y que no sabían si era de la carne de ese hombre”, añadió.

Hace unos días, la aparición de dos piernas mutiladas inició una investigación en el país vecino. Luego de un rastrillaje, se encontraron más restos, entre ellos una cabeza que estaba al interior de un balde de cemento en un arroyo.

Las investigaciones revelaron que el cuerpo pertenecía a Daniel Tomás Silvero, un hombre de 56 años. El hombre era acusado por haber violado a su hija biológica en el año 2010, pero el caso fue archivado. Y en 2019, el sujeto fue nuevamente acusado por violación a una menor de 12 años de edad, hija de la mujer, que era conocida como su pareja.

Las pistas llevó la investigación hasta Laura Marcela Campos, de 46 años, quien hasta ese entonces era la pareja de Silvero.

Campos confesó que asesinó a golpes a Silvero y que después del crimen descuartizó su cuerpo y arrojó las partes en diferentes lugares del partido de Lomas de Zamora.

Junto a ella, sus hijos de 21 y 27 años, también fueron aprehendidos, acusados de haber participado del crimen, pues ambos son carniceros.

Comentarios