Términó una histórica Cumbre de la OTAN en Madrid que ha sido marcada por la guerra de Ucrania y de la que medios internacionales han destacado que ha surgido una Alianza Atlántica más fuerte y unida.

La OTAN garantizó su apoyo a Ucrania "el tiempo que haga falta" para resistir a la invasión rusa y fue acusada por el dirigente del Kremlin, Vladimir Putin, de usar este conflicto para impulsar sus "ambiciones imperiales" y "afirmar su hegemonía".

Ucrania puede contar con el apoyo de la OTAN "todo el tiempo que haga falta", prometió el secretario general de la Alianza Transatlántica, Jens Stoltenberg, en el primer día de la cumbre de sus 30 países miembros en Madrid.

En una declaración conjunta, los países de la Alianza, que ya entregaron ayuda militar y económica por miles de millones de dólares a Ucrania, aprobaron el envío de "equipos militares no letales" y el refuerzo de las defensas contra los ciberataques.

El gobierno británico anunció por su lado un nuevo paquete de ayuda militar, por valor de mil millones de libras (1.210 millones de dólares), que incluirá sistemas de defensa antiaérea y drones.

La declaración de la OTAN denuncia la "crueldad espantosa" de Rusia, que "ha causado un inmenso sufrimiento humano" y achaca a Moscú "toda la responsabilidad de esta catástrofe humanitaria".

Ucrania "celebró la posición lúcida sobre Rusia y sobre la adhesión de Finlandia y de Suecia" a la alianza, dijo en Twitter el jefe de la diplomacia ucraniana, Dmitro Kuleba.

Comentarios