La bocina del tren resuena, e instantáneamente los toldos de este mercado cercano a Bangkok se pliegan uno tras otro para dejar pasar al convoy que roza a los transeúntes y a los puestos de fruta y verdura.

Seis veces al día, el ritual se repite en el famoso mercado de las vías del tren de Maeklong, popular entre los lugareños y los turistas extranjeros.

Lejos de ser el único en Tailandia, este mercado se convirtió a pesar de todo en uno de los más populares, con sus cientos de pequeños comerciantes instalados en un tramo de 500 metros, vendiendo de todo, desde productos frescos o ropa hasta souvenirs.



"Aunque pueda parecer arriesgado y peligroso, no lo es", declaró Samorn Armasiri, vendedora de frutas y verduras. Su puesto está en manos de su familia desde los años 1970, y dice que jamás fue testigo de un accidente. 

Video gentileza: Great Big Historias

"Cuando un tren se acerca, el conductor hace sonar la bocina y recogemos todas nuestras cosas. Todo el mundo conoce bien el procedimiento", asegura.



EL TRABAJO

Ingeniosamente montados sobre ruedas, los puestos se deslizan de cada lado de los raíles y los vagones pasan literalmente por encima de las bolsas de lechuga, de jengibre o de pimientos cuidadosamente recogidas cerca de las vías.



Convertido con el tiempo en uno de los lugares más "instagrameados" de la región, el mercado fue duramente golpeado por la pandemia y la desaparición de los turistas internacionales durante casi dos años. Ahora que el reino levantó todas las restricciones de entrada relacionadas con el covid, el turismo se reanudó.



"Fue una locura, vibrante", declaró a la AFP Ella Mc Donald, una australiana maravillada por el caos organizado.

Tags

Comentarios