Andalucía, otrora bastión de la izquierda, votó este domingo en unas elecciones regionales que se convirtieron en un fuerte castigo a los socialistas del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, a un año y medio de las elecciones generales.

Según un sondeo de GAD3 para la televisión pública andaluza y la española, difundida al cierre de los sondeos, los conservadores del Partido Popular (PP) lograrán mayoría absoluta (entre 58 y 61 diputados), y casi duplicarían los escaños del Partido Socialista (26-30).

De este modo, el PP no necesitaría a la extrema derecha de Vox para gobernar, como le ocurre en Castilla y León, algo que hubiera enturbiado la apuesta por la moderación del nuevo líder conservador nacional, Alberto Núñez Feijóo. 

Más de 6 millones de andaluces estaban llamados a votar en las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla, en una jornada en la que las temperaturas dieron un respiro, tras una semana de ola de calor y termómetros por encima de los 40ºC. 

Temiendo que sus partidarios, confiados en la victoria, aprovechen el día para ir a la playa, Moreno Bonilla había pedido una fuerte movilización, al depositar su voto en Málaga.

"Pido que jóvenes, mayores, mujeres, hombres, del interior de Andalucia, del litoral, todos salgamos a votar y tengamos una participacion importante", apeló el presidente saliente.

Según el dlondeo de GAD3, el Partido Socialista (PSOE) logró un resultado similar al de las elecciones de 2018 (33), cuando perdió el poder regional por primera vez desde la instauración de la autonomía en 1982, tras un escándalo de corrupción.

PUEDES LEER: Elecciones legislativas asestan un revés a Macron en Francia

El PP huye de la extrema derecha

La región más poblada de España, con 8,5 millones de habitantes, y la segunda mayor, había sido hasta entonces un bastión de la izquierda, y Sánchez había apelado a la historia para pedir el voto.

"Los mayores avances de esta tierra han llegado de la mano del PSOE", aseguró el presidente en Twitter.

Son los terceros comicios regionales seguidos que pierden los socialistas de Pedro Sánchez, tras los de Madrid en mayo del año pasado y Castilla y León en febrero.

Comentarios