Una caravana explotó este viernes por la mañana en el centro de Nashville, en Tennessee, tras una cuenta atrás difundida por un altavoz, un acto "deliberado", según la policía de esa ciudad del sur de Estados Unidos. 

La explosión tuvo lugar a las 06:30 (12:30 GMT) y causó grandes daños en las fachadas de los edificios circundantes.

El suelo de la zona quedó cubierto de cristales, ramas de árboles y ladrillos, y el estallido reventó tuberías. 

Al menos tres personas fueron trasladadas a un hospital con heridas leves, dijeron los bomberos citados por los medios locales.

La detonación se sintió a varios kilómetros a la redonda. "Parece ser un acto deliberado", dijo la policía en su cuenta de Twitter.

La explosión tuvo lugar al norte del centro de la ciudad, cerca de la AT&T Tower, un edificio emblemático de la capital de la música country, apodado "Batman Tower" debido a su forma. El FBI y la agencia federal especializada en armas y explosivos iniciaron una investigación. 

El presidente Donald Trump "fue informado" de la situación, dijo la Casa Blanca.

Una patrulla de la policía, a la que alguien llamó poco antes de la explosión debido a disparos, observó una caravana estacionada ante el edificio de la compañía AT&T. 

Los agentes "oyeron una grabación" procedente del interior del vehículo, en la que se avisaba de que iba a explotar una bomba un cuarto de horas después, indicó el jefe de la policía local, John Drake. 

"Evacúen ahora, hay una bomba. Una bomba está en este vehículo y va a explotar", decía una voz femenina en ese mensaje difundido por un altavoz, antes de empezar una cuenta atrás, contaron testigos al diario local Tennessean. 

Ese mensaje permitió a la policía iniciar la evacuación de las viviendas de la zona. 

La policía publicó en Twitter una foto de la caravana tomada antes de que se aparcara en el lugar de la explosión y pidió la ayuda de posibles testigos de lo ocurrido. 

Varios equipos caninos inspeccionaron el área de la explosión "para asegurarse de que no hubiera otras cargas", dijo Aaron y enfatizó que "no había indicios" de la presencia de otros artefactos explosivos.

Los bomberos examinaron también los edificios golpeados para realizar una primera estimación de la magnitud de los daños y buscar posibles víctimas. 

"Se hará todo lo posible para garantizar que todo esté perfectamente seguro", dijo el alcalde de Nashville, John Cooper. "Somos muy afortunados" de que haya tan pocos heridos, dijo, y destacó que los daños fueron "espectaculares pero limitados".

La policía buscaba testigos y varias personas fueron trasladadas a la comisaría para ser interrogadas, dijo el portavoz policial.