La muerte del afroestadounidense Jayland Walker, de 25 años, a tiros de la policía en Akron provocó manifestaciones este viernes en esta ciudad cercana a Cleveland, en el norte de Estados Unidos.

El joven murió el lunes mientras huía a pie de la policía, que antes lo persiguió en coche al no haber logrado detenerlo por una infracción de tráfico. 

En un comunicado, la policía de la ciudad dijo que el conductor disparó a los agentes cuando lo perseguían. 

"Las acciones del sospechoso hicieron que los oficiales percibieran una amenaza letal contra ellos" y "dispararon con sus armas, matándolo"

Las fuerzas de seguridad afirman haber encontrado un arma en el coche abandonado por el joven. 

Los policías implicados en su muerte se hallan bajo suspensión administrativa a la espera de que concluya la investigación judicial.

También se ha abierto una investigación interna, según la policía, que deberá hacer públicas en los próximos días las grabaciones de las cámaras portátiles que llevaban consigo los agentes. 

Comentarios