Naciones Unidas advirtió este miércoles que la crisis alimentaria, agravada por la guerra en Ucrania, podría "durar años", mientras el Banco Mundial anunció que inyectará 12.000 millones de dólares más para ayudar a los países más vulnerables.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, alertó que la crisis que ha generado la invasión rusa de Ucrania y que se suma al cambio climático, la pandemia de covid-19 y las desigualdades crecientes entre países ricos y pobres, podría "durar años". 

"Si no alimentamos a la gente, alimentamos los conflictos", dijo Guterres en una reunión convocada por Estados Unidos en la ONU para analizar la seguridad mundial de alimentos.

En solo dos años el número de personas que sufren inseguridad alimentaria grave se ha duplicado, "pasando de 135 millones antes de la pandemia a 276 millones", recordó.

Guterres urgió a Rusia que libere las exportaciones de cereales almacenados en los silos de los puertos de Ucrania y a Occidente que permita el acceso de los fertilizantes rusos en los mercados mundiales.

Según el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, habría 22 millones de toneladas de granos que esperan que se den las condiciones para su exportación por los puertos del sur del país que controla en su mayoría Rusia, en particular Odesa.

También te puede interesar: La sequía en el chaco cruceño se prolongará hasta septiembre y se sentirá en los valles

Aunque no son objeto de las sanciones que Occidente ha impuesto a Rusia a raíz de su invasión de Ucrania iniciada el 24 de febrero, las medidas adoptadas contra el sistema financiero ruso dificulta la compra de fertilizantes en el extranjero.

En este sentido, Guterres negocia con Rusia, Ucrania, Estados Unidos, la Unión Europea y Turquía, para liberar la exportación de cereales y de fertilizantes.

"Tengo buena esperanza pero queda todavía camino por recorrer", dijo, y apeló a la "buena voluntad" de las partes.

"No hay solución eficaz para la crisis alimentaria sin reintegrar en los mercados mundiales, pese a la guerra, la producción alimentaria de Ucrania, así como los alimentos y los fertilizantes producidos por Rusia y Bielorrusia", dijo.

El director del Programa de Alimentos Mundial (PAM), David Beasley, recordó que los gastos operativos de sus operaciones han aumentado en 71 millones de dólares solo por el incremento del combustible, los alimentos y los fletes, generados por estas crisis.

"Esto significa que alimentaremos a cuatro millones de personas menos" que antes, recordó.

"Respuesta global"

Para Blinken, anfitrión del encuentro, esta "crisis exige una respuesta global".

En este sentido, pidió a los países que inyecten dinero a las organizaciones del sistema como la FAO, Unicef o el PAM, para que puedan seguir llevando ayuda a los necesitados, como ha hecho Estados Unidos, que anunció más de 2.300 millones de nuevos fondos para asistencia alimentaria de emergencia desde la arremetida rusa.

Y espera que el Congreso apruebe nuevas ayudas de 5.500 millones para asistencia humanitaria y seguridad alimentaria, dijo.

También te puede interesar: Productores piden diálogo al Gobierno para hablar de la sequía que durará hasta septiembre

La invasión rusa de Ucrania, dijo, recordando cifras del Banco Mundial, podría "llevar a 40 millones de personas en el mundo a la extrema pobreza y a la inseguridad alimentaria". Y de ello tiene la culpa, según él, "únicamente" Rusia.

Para mitigar la falta de alimentos, abogó por un esfuerzo de los agricultores para que aumenten la producción.

En este sentido, el ministro de Agricultura brasileño, Marcos Montes, dijo que Brasil es uno "de los pocos países del mundo que es capaz de aumentar la producción sin incorporar nuevas áreas a la cadena productiva".

- Ayudas millonarias -

El Banco Mundial (BM) anunció el miércoles que asignará 12.000 millones de dólares adicionales en los próximos 15 meses a proyectos para combatir la crisis de alimentos, que se pueden sumar a otros 18.700 millones no utilizados y que podrían ser destinados a reforzar la seguridad alimentaria y nutricional.

"En total, esto representa más de 30.000 millones de dólares disponibles para la lucha contra la inseguridad alimentaria durante los próximos 15 meses", dijo el BM.  

También te puede interesar: Productores de maíz de Vallegrande pierden sembradíos por la sequía y piden proyectos de riego

La mayor parte de los recursos irá a países de África, Oriente Medio, Europa del Este y Asia Central y Meridional, informó el organismo en un comunicado.

El alza de los precios de los alimentos está teniendo efectos "devastadores" en los más pobres y vulnerables, según el presidente de la institución, David Malpass.

Comentarios