Bob Lee Allen, de 54 años, y su marido Thomas Evans Gates, de 42, castraron ilegalmente a un joven de 28 años que viajó hasta Oklahoma (EEUU) para someterse a una operación de reasignación de sexo después de conectar con la pareja a través de un foro en internet.

Bob fue sentenciado a 12 años de prisión por realizar una cirugía ilegal de castración genital, guardar las partes mutiladas en un congelador y amenazar a su víctima de comérselas.

El joven, que fue engañado, encontró a la pareja en internet donde promovían que llevaban 15 años de prácticas en este tipo de cirugía y que "tenían seis clientes en fila para el mismo procedimiento".

TAMBIÉN LEA: La trágica historia de Gabby Petito, influencer que desapareció en un viaje con su novio

El joven viajó para realizarse la operación y cuando llegó fue aislado en la cabaña de un bosque y durante dos horas, Allen removió los genitales del joven, que estaba inmóvil y con anestesia local, pero consciente.

"Dijo que iba a consumir las partes y se reía y dijo que era un caníbal”, denunció el joven de 28 años. 

La pareja enfrenta cargos por conspiración por realizar una cirugía sin licencia y mutilación. La pareja fue detenida cuando visitaba a su víctima en el hospital, ya que estaba internada producto de una hemorragia por la castración.

En primer momento, Allen se declaró inocente, pero su pareja Gates testificó contra él como parte de un acuerdo de culpabilidad.

Allen se declaró culpable de los delitos: conspiración para realizar una cirugía sin licencia, practicar la medicina sin licencia e intento de distribución de un hongo psicodélico. Lo condenaron a 12 años de prisión y una multa de 5.000 dólares.

Su pareja, Gates, se declaró culpable de tres delitos menores y fue sentenciado a una pena menor de prisión y una multa de 2.000 dólares.


Comentarios