El Juego del Calamar ha producido reacciones negativas en Corea del Norte, país vecino donde se produjo la serie. Un hombre fue ejecutado por distribuir la serie de forma ilegal.

Las autoridades norcoreanas habían prohibido la serie por describir “la triste realidad de una sociedad surcoreana bestial”, pero el éxito de la serie pudo más y ha supuesto un auténtico desafío para el Grupo de la Oficina de Vigilancia 109, la fuerza de censura especializada en requisar los videos ilegales que circulan en Nor Corea.

Según Radio Free Asia, el acusado contrabandeó El juego del calamar desde China y posteriormente vendió copias en memorias USB a otros ciudadanos. En el informe se menciona que la sentencia de muerte se ejecutará a través de un pelotón de fusilamiento.

El castigo no se limitará a la persona que supuestamente ingresó las copias. Las autoridades también han detenido a siete estudiantes de secundaria por comprar y ver el show.

Se menciona que quien adquirió el material al contrabandista recibió una sentencia de reclusión perpetua; en tanto que los otros involucrados que vieron la serie tendrían que realizar trabajos forzados durante cinco años.

"La ley, promulgada el año pasado, conlleva una pena máxima de muerte por ver, tener o distribuir medios de los países capitalistas, particularmente de Corea del Sur y Estados Unidos", señala el informe de Free Asia. 

Cabe recordar que la serie de El Juego del Calamar además incluye un personaje que dice haber escapado de Corea del Norte haciendo una fuerte crítica al régimen.

Comentarios