La aparición de una nueva cepa del coronavirus en Reino Unido causó pánico en todo el mundo, provocando que una decena de capitales cancelaran vuelos con el país, que quedó aislado.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud intentó dar un mensaje tranquilizador el lunes, afirmando que la nueva cepa del virus "no está fuera de control".

"Hemos registrado una R0 (tasa de reproducción del virus) mucho más elevada que 1,5 en diferentes momentos de esta pandemia, y lo hemos controlado. Esta situación, en ese sentido, no está fuera de control", declaró el responsable de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan, en conferencia de prensa.

Sus declaraciones contrastan con las del ministro de Salud británico, Matt Hancock, que el domingo aseguraba que "la nueva cepa del coronavirus estaba fuera de control".

Si bien esta nueva cepa ha generado una ola de temores por un aumento de los casos de covid-19, la Comisión Europea anunció el lunes que estaba autorizando la distribución en la UE de la vacuna de Pfizer-BioNTech. Horas antes, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) dio luz verde para su uso de emergencia.

"La Agencia Europea de Medicamentos ha evaluado esta vacuna a fondo y ha llegado a la conclusión de que es segura y eficaz contra el covid-19. Según esta evaluación científica se procedió a su autorización en el mercado de la Unión Europea", declaró la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen.

La mutación del virus ha provocado un cierre de las fronteras de muchos países con Reino Unido, menos de dos semanas antes de la salida de este país del mercado único europeo. La medida ha provocado un caos total en los puertos, en particular en el de Dover, mientras crecen las preocupaciones sobre el suministro de productos frescos, como frutas y verduras, en la semana que se celebra la Navidad.

Ante el surgimiento de la nueva variante, la OMS instó a "reforzar los controles" en Europa ya que fuera del territorio británico se detectaron varios casos de la misma al menos en Dinamarca, Italia, Holanda, Australia y Sudáfrica.

Reino Unido aislado 

El puerto de Dover, que sirve en particular a Francia, anunció el cierre para el tráfico de salida. Varios países, entre ellos Francia y Canadá, decidieron el domingo suspender durante varios días todos los viajes desde suelo británico. Suecia también anunció el cierre de sus fronteras con Dinamarca, donde se han detectado casos de la nueva variante del coronavirus.

Sin embargo, el primer ministro británico Boris Johnson aseguró el lunes que esas medidas no alterarían las cadenas de suministro de Reino Unido, que calificó de "sólidas y robustas".

Johnson detalló que discutió la situación con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien, según él, dijo que quería "resolver la situación en las próximas horas".

Buena parte de la Unión Europea y países como Colombia, Chile, Canadá o Arabia Saudita suspendieron o restringieron sus vuelos desde el Reino Unido. La lista de países iba en aumento a medida que pasaban las horas, así como la sensación de caos y preocupación.

La Unión Europea debería intentar conciliar las medidas decididas por los estados miembros para evitar las llegadas del Reino Unido el martes, dijeron el lunes fuentes diplomáticas.

Una reunión de emergencia del Mecanismo Europeo de Respuesta a las Crisis convocada el lunes por la mañana en Bruselas permitió "identificar las distintas opciones para la reapertura de las fronteras de forma coordinada y con medidas idénticas", precisó la misma fuente.

Colombia endurece medidas 

En todo el mundo, el nuevo coronavirus se cobró más de 1,6 millones de vidas y contagió a más de 76 millones de personas, según un recuento de AFP.

Con más de 317.000 muertos y 17,8 millones de casos, Estados Unidos es el país más golpeado. 

Las primeras vacunas Moderna contra el covid-19 se administraron el lunes en Connecticut dando inicio a la campaña de vacunación con este nuevo inmunizante de emergencia aprobado el viernes.

El presidente electo, Joe Biden, recibió en tanto la vacuna de Pfizer/BioNTech frente a las cámaras de televisión.

En América Latina y el Caribe la pandemia ya ha causado 485.000 muertos y más de 14,6 millones de contagios. Brasil es el país más enlutado de la región, con más de 186.000 decesos.

Las principales ciudades de Colombia anunciaron este lunes restricciones que afectan a unas 15 millones de personas, ante un aumento en la velocidad de contagio del nuevo coronavirus por las festividades navideñas.

El país sudamericano de 50 millones de habitantes es el tercero con más contagios de covid-19 en la región (1,5 millones) y el cuarto con mayor número de muertes (40.400).

El gobierno de Iván Duque también anunció que excluirá del proceso de vacunación masiva a los venezolanos en situación irregular, que rondan el 55% de los 1,7 millones de personas de esa nacionalidad en el país.

Por otra parte, Ecuador impuso el lunes, por tercera vez en el año, un estado de excepción que durará un mes e incluye un toque de queda de seis horas al día, para contener el avance de la pandemia.

El covid-19 alcanzó también a la base que mantiene el Ejército de Chile en la Antártida, el único continente que se mantenía libre del virus, donde se confirmaron hasta 36 contagios.


                

Comentarios