Brasil ha superado los 400.000 muertos por coronavirus e India bate tristes récords de casos y decesos cada día en un momento en que la pandemia parece dar un respiro a Europa, donde varios países comienzan a dar pasos para recuperar poco a poco la vida normal.

Este viernes, el mundo superó los 150 millones de contagios por covid-19, según un recuento de la AFP a partir de balances oficiales. En este momento, el número de nuevos casos diarios ronda los 820.000, un nivel sin precedentes desde el inicio de la pandemia, debido fundamentalmente a India, que en los últimos 7 días ha registrado 2,5 millones de infectados.

En todo el mundo, la pandemia ya se ha cobrado 3,1 millones de vidas.

En Brasil, el gobierno anunció el jueves que había habido más de 3.000 muertes en 24 horas y ya se han superado oficialmente los 400.000 decesos.

El número de fallecidos aumentó exponencialmente desde inicios del año. El 7 de enero Brasil registraba 200.000 muertos por la pandemia, pero solo hicieron falta 77 días para llegar a los 300.000 (el 24 de marzo) y 37 días para alcanzar los 400.000.

"Tuvimos un impacto importante de las nuevas variantes", como la P1, explicó a la AFP la epidemióloga Ethel Maciel, de la Universidad de Espiritu Santo (UFES).

Más contagiosa y bajo sospecha de ser más severa, esa variante surgió en la Amazonía, se expandió en todo Brasil y llevó a muchos países a cerrar sus fronteras con el gigante sudamericano.

La lentitud en la vacunación y las deficiencias en la gestión del gobierno de Jair Bolsonaro, quien minimizó la campaña y se opuso a confinamientos y medidas de distanciamiento social, son señalados como causas importantes de este desastre humano y sanitario.

La semana pasada, una comisión parlamentaria (CPI) fue instalada en el Senado para investigar la gestión de la crisis por parte de Bolsonaro y su gobierno, en el cual se sucedieron cuatro ministros de Salud desde el inicio de la pandemia.

El viernes se ha organizado una manifestación contra las políticas gubernamentales en la playa de Copacabana en Rio de Janeiro.

"Los responsables de ese genocidio tienen nombre. Bolsonaro abrió la casa y recibió al Covid 19 con hospitalidad. Trató al virus como un aliado. Y deberá pagar por haber atentado contra el pueblo brasileño", escribió en Twitter el expresidente de izquierda, Luiz Inácio Lula da Silva, que se perfila como principal rival de Bolsonaro en las elecciones de 2022.


Comentarios