Con una tasa de vacunación envidiable y un uso extendido de las mascarillas, España se vuelve hacia el pasaporte covid para frenar el súbito aumento de casos de coronavirus, no sin reticencias.

A falta de una armonización nacional, las regiones han acelerado en la última semana la exigencia de esta prueba de inmunización, descartados los confinamientos y reacias a recuperar restricciones horarias para la hostelería.

Aragón, Baleares, Navarra y Galicia exigen el pasaporte, principalmente en el ocio nocturno y en banquetes y celebraciones en restaurantes, al igual que Cataluña, que va más lejos y también lo exige desde este viernes en gimnasios y en visitas a residencias de ancianos; en el País Vasco, en cambio, lo rechazaron los tribunales.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estimó que el "elevadísimo porcentaje de vacunados es un factor que opera en contra de la medida".

"Imponer la exigencia del Pasaporte de modo indiscriminado carece de justificación, y menos aún cuando simultáneamente se reconoce que los efectos del contagio en los vacunados no son relevantes", sentenció.


Evitar un desbarajuste

Para Magda Campins, responsable del comité científico que asesora al gobierno catalán, el pasaporte sirve "para intentar evitar medidas más restrictivas que representen un desbarajuste más importante para nuestra vida cotidiana y para aquellos establecimientos a los que se les imponen las restricciones".

Casi el 90% de la población de más de 12 años está vacunada completamente en España, donde el jueves murieron de Covid 27 personas, en contraste con las más de 900 que perecían en el peor momento de la pandemia.

En aquel entonces las unidades de cuidados intensivos estaban desbordadas de pacientes de covid, mientras que el jueves éstos eran el 6,22% de los de las UCI.

El gobierno vasco apelará al Tribunal Supremo, que, a falta de ley específica, estimó en septiembre, no sin reservas, que la medida encajaba en las leyes existentes cuando dio el visto bueno a las autoridades gallegas para implantarlo.

Comentarios