Los votos del campo, la selva y del exterior definirán el balotaje presidencial en Perú, donde la ventaja de la derechista Keiko Fujimori sobre el izquierdista Pedro Castillo se redujo este lunes a décimas con más del 93% de mesas escrutadas.

Fujimori marcha ligeramente por adelante de Castillo con 50.09% de votos mientras su rival suma 49.90%, según el reporte de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), con 92.7% de las actas contabilizadas hasta las 07:48 locales del lunes (08:48 hora de Bolivia).

"Solamente el pueblo va salvar al pueblo. Atentos no caigamos en ninguna provocación [...], les pido mesura" dijo, este lunes en la mañana, Castillo a sus seguidores en su reducto de Cajamarca, a más de 900 km al norte de Lima, adonde viajará para esperar el final de suspenso del balotaje.

Fujimori, de 46, que no se ha pronunciado sobre las primeras cifras oficiales, había comentado que los resultados de boca de urna debían ser tomados con "prudencia" porque el margen de diferencia era "pequeño".

La noche del domingo, el primer escrutinio oficial del 42% de las mesas provocó estallidos de júbilo en distritos acomodados de Lima, como Miraflores, donde la gente salió a las ventanas de sus viviendas a celebrar la victoria parcial de Fujimori (en ese momento por casi seis puntos), constató un periodista de la AFP.

Los primeros resultados inyectaron ánimo a quienes temen ver a su país "caer en el comunismo" si Castillo, de 51 años, es presidente.  

En el pueblo de Tacabamba, feudo de Castillo, se congregaron al anochecer campesinos y al ritmo de una orquesta de música andina bailaban confiados: "Todavía falta nuestros votos", advertían.

Con un conteo tan avanzado, fuentes de la ONPE y de medios locales enfatizaban este lunes que había que guardar prudencia. "Faltan que lleguen las actas del extranjero y de lugares rurales más alejados, por eso el resultado todavía es incierto", dijo el analista Fernando Tuesta al canal Latina de Televisión.

Un conteo rápido ¿infalible?

Tras el cierre de los centros electorales el domingo, un sondeo a boca de urna de la firma Ipsos había dado ventaja a Fujimori de 50,3% sobre el 49,7% de su rival, pero después un conteo rápido de votos de la misma encuestadora arrojó un resultado inverso, con 50,2% para el maestro de escuela rural y 49,8% para la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori.

El conteo rápido, que tiene un margen de error de 1%, "nunca se ha equivocado" en las elecciones presidenciales peruanas, destacó Fernando Tuesta, exjefe de la ONPE. 

La ONPE siempre entrega en sus primeros reportes resultados de zonas urbanas y el porcentaje faltante, que demora en ser escrutado, proviene de zonas rurales, selváticas y del extranjero.

Comentarios