Ojos enrojecidos, tos, olor a humo por todos lados y los coches circulando con las luces encendidas en pleno día. Una nube tóxica envuelve nuevamente a la ciudad paquistaní de Lahore y sus ciudadanos empiezan a estar desesperados.

La megaurbe de 11 millones de personas cercana a la frontera de India fue antaño capital del Imperio mongol y todavía persiste como epicentro cultural de Pakistán.

Pero ahora regularmente aparece entre las más contaminadas del mundo, cuando una mezcla de emisiones de combustibles diésel de baja calidad, los humos de la quema estacional de cultivos y las frías temperaturas de invierno se fusionan en una densa y opaca niebla.

Syed Hasnain está visiblemente cansado mientras espera a su hijo de cuatro años, que acaba de ingresar en el hospital Mayo.

"Estaba tosiendo, no podía respirar bien y tenía temperatura alta. Pensábamos que a lo mejor era coronavirus y lo trajimos al hospital. Pero los doctores nos han dicho que ha desarrollado una neumonía debido a la nube tóxica", dice Hasnain a AFP.

"Es muy preocupante", admite. "Sabía que esta contaminación podía ser mala por la salud, pero no sabía que podía ser tan malo para terminar con mi hijo hospitalizado", añade.

TAMBIEN PUEDE LEER: Doce sospechosos serán juzgados en París por el robo de joyas de Kim Kardashian

Los profesores también están preocupados por sus alumnos.

"La contaminación es un problema incluso dentro de clase. Vemos a niños con ojos rojos e irritados, otros tosen todo el rato", explica Nadia Sarwar, una profesora de una escuela gubernamental, a AFP.

Un niño que padecía asma tuvo que quedarse en casa varios días porque sufría ataques todo el rato, asegura.

Al otro lado de la frontera, la capital india Nueva Delhi cerró las escuelas indefinidamente debido a los altos niveles de contaminación.

Pero Sarwar cree que es difícil hacer lo mismo en Lahore.

Los alumnos ya se han perdido muchas clases por culpa del coronavirus y cerrar las escuelas ahora les haría "pagar por un problema que no han creado ellos".

"Me siento mal por ellos", lamenta.
"En el verano hace demasiado calor para las actividades al aire libre. Y en el invierno hay contaminación y dengue ahora. ¿Qué puede hacer un niño? ¿Dónde puede ir?", se pregunta.


Comentarios