La mayoría de los comercios cerrarán y los oficios religiosos se cancelarán en Alemania durante Semana Santa, del 1 al 5 de abril, para reforzar las restricciones con el fin de detener el aumento de contagios por covid-19, anunció este martes Angela Merkel, que considera que el escenario es mucho peor que el del año pasado. 

La canciller dijo que Alemania entró en una "nueva pandemia" debido a la propagación de las variantes del covid-19 y echó por tierra las proyecciones más optimistas.

"Tenemos un nuevo virus (...) es mucho más letal, mucho más infeccioso y contagioso durante mucho más tiempo", declaró.

En Alemania quedarán prohibidas las reuniones, como la restauración al aire libre, quedan prohibidas del 1 al 5 de abril. Solo las tiendas de alimentación podrán abrir el día 3.

Además muchas de las restricciones en vigor desde finales de 2020, como la limitación de las reuniones privadas y el cierre de las instalaciones culturales y de ocio, se prolongan hasta el 18 de abril, precisó la canciller tras una negociación de casi 12 horas con los estados federados.

"La situación es grave. El número de casos aumenta exponencialmente y las camas de cuidados intensivos se vuelven a llenar", advirtió la canciller en rueda de prensa.

Describió un "aumento exponencial" de la epidemia, causada por la variante británica. 





                

Comentarios