El 10 de marzo de 2012, el médico Flávio Freitas viajó con su familia a Capitólio, en Minas Gerais, y grabó todo el recorrido en fotos. Sin embargo, una de las imágenes me llamó la atención. Una fisura en una de las paredes del cañón ganó el título "esta roca caerá" en el álbum de fotos de Facebook.

Después de 10 años, el bloque de piedra fotografiado se derrumbó sobre tres embarcaciones, provocando la muerte de ocho personas y al menos 32 personas heridas, además de dos desaparecidas.

“Cuando me entregaron el video del accidente, recordé que ya había ido en bote dos veces y que ya tenía una foto de ese mismo lugar. Tomé el video y fui a mi álbum y vi esta foto, porque el tamaño de esta grieta, de arriba a abajo en la roca, y una distancia muy grande de la roca en relación al resto del suelo me había llamado la atención. Y escribí 'esta piedra caerá' ”, dice el médico paulista en conversación con el portal Congresso em Foco. 

“Es muy triste ver, especialmente por mi profesión, que luchamos para salvar vidas y no queremos que ocurra la muerte, especialmente de una manera tan brutal.


El sábado a mediodía, un gran fragmento rocoso se desprendió de un barranco y cayó, perpendicular, encima de cuatro lanchas que paseaban por el lago Furnas, una región turística de Minas Gerais.

En dramáticos videos compartidos en las redes sociales se puede ver el momento exacto en que el macizo se desprende y cae sobre las embarcaciones, ante el pánico de quienes presencian la escena desde las otras lanchas.

Comentarios