Los rescatistas lucen demacrados y exhaustos después de horas de trabajar bajo un calor sofocante en la difícil búsqueda de víctimas entre los escombros del derrumbado edificio de Surfside, Florida, que dejó hasta este lunes, 28 de junio, nueve muertos y unos 150 desaparecidos.

Los 300 bomberos del condado de Miami-Dade, apoyados por refuerzos de todo el estado de Florida, se desplegaron tan pronto 55 apartamentos del complejo Champlain Towers colapsaron en la madrugada del jueves.

En ese amasijo de hierros y hormigón, las operaciones avanzan a paso demasiado lento para algunas familias de las víctimas.

"Parece lento, pero estamos avanzando lo más rápido posible", dijo Maggie Castro, miembro de la Unidad de Búsqueda y Rescate Nº1 del Departamento de Bomberos de Miami-Dade, quien no obstante comprende la ira y la frustración.

"Es una operación difícil", interrumpida por tormentas eléctricas regulares y un incendio que llevó mucho tiempo controlar, agregó.

"Tenemos que buscar entre una enorme pila de escombros de manera metódica y estratégica", explicó Castro, de 52 años, 17 de los cuales en el Departamento de Bomberos de Miami.

Llegan expertos israelíes

Un equipo de 10 expertos israelíes llegó el domingo a la estadounidense Surfside, en Florida, donde se derrumbó un edificio de 12 plantas, para apoyar a los socorristas que siguen buscando supervivientes de la tragedia que dejó hasta el momento cinco muertos y 156 desaparecidos.

"Somos la primera delegación que viene aquí", dijo Nachman Shai, ministro israelí para asuntos de la diáspora judía, a su llegada al aeropuerto internacional de Miami.

Comentarios