El Premio Nobel de Química fue atribuido este miércoles al alemán Benjamin List y al estadounidense David MacMillan por haber desarrollado una nueva herramienta de construcción de moléculas que ha vuelto más "limpia" la química y ha mejorado la investigación farmacéutica.

Los dos científicos, ambos de 53 años, reciben el prestigioso galardón por haber desarrollado en 2000 la catálisis asimétrica, un nuevo tipo de catalizadores revolucionario que ha avanzado "a una velocidad prodigiosa" desde entonces, explicó el jurado del Nobel.

Los catalizadores --sustancias que controlan y aceleran las reacciones químicas, pero que no forman parte del producto final-- son mecanismos fundamentales para los químicos.

Pero durante mucho tiempo, los científicos pensaban que sólo había dos tipos de catalizadores disponibles: los metales y las enzimas.

De manera independiente el uno del otro, List y MacMillan pusieron en marcha un tercer tipo, utilizando "pequeñas moléculas orgánicas" como la prolina, precisó el jurado.

Al contrario de los metales y las enzimas, la prolina es el mecanismo "soñado" por los químicos: es una molécula muy simple, barata y que respeta el medioambiente.

"Es una inmensa sorpresa", reaccionó el laureado alemán, contactado por teléfono por la fundación Nobel.

"Pensé que alguien me estaba haciendo una broma. Estaba desayunando con mi mujer. Normalmente, me dice 'mira tu teléfono por si alguien te llama de Suecia' pero hoy no hizo la broma", explicó el investigador del Instituto Max-Planck, con sede en la región del Ruhr.

Comentarios