Una explosión en una refinería ilegal de Petróleo dejo 110 muertos al sur de Nigeria, entre los estados petroleros sureños de Rivers e Imo.

El hecho ocurrió el pasado viernes y aunque en un principio se reportaron 80 fallecidos, las cifras aumentaron este día domingo debido a la gravedad del estado de salud de los afectados, informaron los servicios de emergencias.

"El balance de muertos es ahora de 110, en lugar de 80, ya que muchas personas sucumbieron a sus heridas", señaló Ifeanyi Nnaji, de la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias (NEMA) a AFP. 

El mismo responsable, advirtió al dar un primer balance que la cifra podría aumentar. " Nos enteramos que hay muchos cadáveres en el bosque y montes cercanos", dijo. 

Nnaji explicó que la escena de la explosión estaba llena de vehículos y bidones carbonizados, utilizados para transportar el petróleo robado.

La policía confirmó que la explosión tuvo lugar en una refinería ilegal, pero no dio datos sobre el número de víctimas.

En la región petrolera del delta del Níger, criminales procedentes de algunas comunidades locales vandalizan habitualmente los oleoductos para trasvasar y robar hidrocarburos, que son luego refinados en sitios ilegales, para ser finalmente vendidos en el mercado negro.

La mayoría de los habitantes viven en una extrema pobreza pese a  los millones de dólares que se generan en la región, con una producción de unos dos millones de barriles diarios.

Según fuentes del sector formal, el país pierde cada día unos 200.000 barriles de crudo a causa del vandalismo y los robos y trasvases ilegales de petróleo.

Pero los habitantes de la región acusan a las grandes compañías petroleras de haber contribuido a la contaminación de la zona, sin participar a cambio en su desarrollo.

Comentarios