Eliana Edith Ortega es una ecuatoriana que encontró en la extracción de piojos un trabajo y armó la mayor compañía de Nueva York que trata la pediculosis humana. Había probado muchos oficios hasta que una amiga la acercó a este nuevo mundo.

Es una madre soltera que se ha esforzado desde que llegó a Nueva York hace 8 años con su pequeña hija desde Ecuador.

 “Tú y yo, hasta el presidente de los Estados Unidos puede contagiarse piojos y los piojos buscan personas con el cabello limpio. Este es el hábitat perfecto”, comentó Edith.

Y agregó: “cuando llegué aquí me estrellé. Pensé que había más oportunidades y al no saber hablar inglés y no tener conexiones, le entré a todo. Fui cajera, mesera, limpiar baños, limpiar casas, oficinas, repartir pizzas, repartir volantes para pequeños negocios y no me alcanzaba el dinero”.


Una amiga le dio el dato sobre una compañía que estaba buscando personas para sacar piojos. Al principio le dio miedo pero fue a una entrevista sin saber nada de inglés y logró quedarse con el trabajo.

“Ahí descubrí que esto realmente es un imperio. Es una mina de oro. Es como les digo a mis estudiantes. Ustedes no saben lo que tienen en sus manos, la industria de la pediculosis humana no está explotada como se debería”.


Eliana creó una empresa que ya ha ofrecido 10 mil servicios. El costo de cada tratamiento de quita de piojos oscila entre 800 y 1.000 dólares. Si toda la familia está infestada, el costo puede llegar fácil a 4.000 y 5.000 dólares. Eso puede llegar a ganar Eliana por día.

 “Yo vine apostando el todo por el todo. Apostando a un sueño, el sueño americano”, reveló.

 Según la Asociación de Escuelas de New York, cada año se diagnostican entre 6 y 12 millones de nuevos casos de piojos en niños de 3 a 11 años. Esto provoca ausencia escolar y aislamiento del niño afectado y su familia. 


Comentarios