El hecho sucedió durante un vuelo que conectaba las ciudades de Orlando y Los Ángeles. El pasajero empezó a tener problemas respiratorios una hora después del despegue.

El paramédico Tony Aldapa, que viajaba en el mismo vuelo relató lo sucedido en su cuenta en Twitter.

“Sabiendo que tenía el conocimiento, la capacitación y la experiencia para ayudar, no podía quedarme sin hacer nada y ver morir a alguien”, escribió.

Aldapa contó que fue ayudado por otras 2 personas que auxiliaron a la persona hasta que el avión aterrizó de emergencia en Nueva Orleans, pero sin éxito ya que perdió la vida. 

United, la aerolínea donde ocurrió la tragedia, informó en un comunicado que el fallecido no reveló que padecía de coronavirus para poder abordar, ya que ellos impiden el ingreso de pasajeros infectados.

El hecho está en investigación ya que la esposa del fallecido le alcanzó a decir al paramédico que este tenía síntomas de COVID-19, como falta de gusto y de olfato.

Por su parte, el paramédico agregó en Twitter que efectuó la reanimación a pesar del riesgo que esto suponía para su propia salud, pues ahora tiene signos de coronavirus.