Tres lingotes de oro y 169 anillos del mismo material valorados en más de 349 mil dólares fueron incautados por fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas de Chile en Quillagua, de las regiones de Tarapacá y Antofagasta.

Según publica el portal Soy Chile, con base a la información entregada por Aduanas, el contrabando era transportado por un ciudadano boliviano al interior de un automóvil desde Iquique a Calama.

El director regional de la Aduana de Iquique, Cristian Molina Silva, señaló que durante la inspección a un automóvil Hyundai Acent, del año 2015 y conducido por B.A.L. de 25 años, se detectó que en el asiento trasero había 3 barras de oro escondidas y cuyo peso total fue de 6 kilos 640 gramos.
Adicionalmente, tras ello también se halló en la chaqueta del conductor una bolsa con 169 anillos de oro de distintos tamaños.

PUEDES LEER: "Corran, los vamos a matar'': Happy' Peredo y su equipo fueron emboscados y atracados por un grupo armado en México

Al ser entrevistado, el conductor indicó que las barras de oro se las entregó su hermana en Cochabamba, Bolivia, y fueron ingresadas en forma clandestina a Chile por el paso no habilitado de Pisiga Choque. En Iquique las mezcló con cobre que obtuvo de recortes de su trabajo, con cables de alta tensión y su objetivo era llevar todo el material hasta Calama.

Molina Silva explicó, que los hechos configuran el delito de contrabando debido a que se trata de una mercancía extranjera sin documentación y que estaba oculta, por lo tanto, se pretendía burlar el control aduanero y evadir impuestos.



Comentarios