Un “afortunado” hombre, que trabaja como albañil en Italia, se llevó a casa dos boletos millonarios en el ‘Scratch and Win’ (una lotería en la que se debe rascar una tarjeta) lo que generó una sospecha que terminó por descubrir una trama de estafa.

Según señala el diario Corriere de la Sera, el sujeto de nacionalidad brasileña, ganó el primer premio el pasado 4 de febrero, recibiendo un millón de euros y 20 días después rascó un cupón con más fortuna, consiguiendo otros dos millones de euros.

El botín, tras deducir los impuestos de Hacienda superó los dos millones y 400 mil euros, y motivó una investigación que señala que el dinero es "procedente del delito de abusos" en el que están relacionados con funcionarios de la empresa de lotería.

Los investigadores sospechan que hay una estafa de filtración de noticias por parte de algunos empleados de Lottomatica, concesionaria de la lotería estatal, quien habría entregado a presuntos cómplices una serie de información ultrasecreta sobre los lugares donde terminarían a la venta los billetes ganadores.

Así, cuando ese insospechado albañil de Mozambano (en la zona de Mantua) junto con un amigo lograron recoger no solo el primer premio sino también el segundo en una entidad de crédito de Peschiera del Garda en el plazo de veinte días billete ganador, la Unidad de Información Financiera para Italia en el Banco de Italia comenzó inmediatamente a informar a la unidad de Policía de los hechos.

El 30 de marzo descubrieron que el albañil acababa de concertar una transferencia de 800 mil euros -casi la totalidad del importe de la primera victoria- a una cuenta abierta en el Banco Do Brasil y simultáneamente había solicitado la emisión de un cheque de caja de 80 mil de euros.

Dos operativos el 12 de abril llevaron al Ministerio Público a ordenar la incautación preventiva de emergencia de la totalidad del saldo disponible en la cuenta corriente en poder del albañil y fue imputado por el delito de delito de blanqueo de capitales.

Además, la tesis de la “filtración de noticias relativas a los billetes ganadores de la empresa concesionaria” es ·objeto de un proceso penal con investigaciones por parte de la Policía de Hacienda de Roma”.

Hay un detalle más sospechoso: el albañil, habiendo recogido las dos primeras ganancias, incluso habría "anunciado en el banco la necesidad de proceder con la recogida de un tercer billete ganador", Esta vez de 5 millones.

Comentarios