Los dos perros del presidente Joe Biden, Champ y Major, ya están instalados en la Casa Blanca, reanudando una larga tradición en Estados Unidos que se vio interrumpida durante el gobierno de Donald Trump.

Los canes aparecen recorriendo los jardines de la residencia presidencial con el obelisco de Washington en el fondo, en un video publicado por el portavoz de la primera dama Jill Biden, Michael LaRosa. 

"Champ disfruta su nueva poltrona cerca de la estufa y Major ama correr en el jardín sur", contó LaRosa el lunes en CNN a través de un comunicado.

Los perros, ambos ovejeros alemanes, siguen las huellas de Bo, el perro de agua portugués de los Obama, y Barney, el terrier escocés de los Bush.

Trump, conocido por su fobia a los gérmenes, rompió con esa tradición presidencial -al igual que con muchas otras- y nunca tuvo una mascota en la Casa Blanca.


Comentarios