La producción mundial de automóviles cayó un 16% en 2020, volviendo a los niveles de 2010, con menos de 78 millones de vehículos, indicó el jueves la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA). 

Con las restricciones impuestas debido a la pandemia de Covid-19, el sector del automóvil se enfrentó el año pasado a "la peor crisis de su historia", dijo el presidente de la OICA, Fu Bingfeng, en un comunicado.

"El año 2020 anuló el crecimiento de los últimos diez años", añadió.

La producción de coches cayó un 21% en Europa, un 20% en Norteamérica y un 30% en Sudamérica. 

Asia, que representa más de la mitad de la producción mundial, resistió mejor, con una caída del 10%. 

China, en particular, "se ha recuperado muy rápidamente después de haber sido duramente golpeada a principios de 2020", señal la OICA. El descenso de las fábricas chinas se limitó al 2% en el año.

La crisis sanitaria de 2020 sucedió a un año 2019 en ligera desaceleración, con 92,2 millones de coches, camiones y autobuses fabricados (-5% en un año). 

Con los problemas de suministro de piezas a los que se enfrenta la industria, especialmente en los semiconductores, la producción en la primera mitad de 2021 también podría ser lenta.

En términos de ventas, en 2020, los fabricantes registraron un descenso del 12% a nivel mundial, un resultado mejor de lo previsto ya que inicialmente temían una caída de 20%. 

"Los últimos meses de 2020 mostraron una recuperación gradual del mercado", subrayó Fu.

Sin embargo, la OICA observa grandes diferencias en las ventas por países, con fuertes descensos del 20-30% en los principales mercados, pero una caída limitada en el mayor mercado del mundo, China (-2%), y un aumento en Corea del Sur (+6%). 

Turquía también se recuperó bien tras dos años de fuertes caídas en 2018-2019.

Comentarios