Silvano Oblitas Cántaro Tolentino, de 19 años de edad, se dedicaba a cargar mercancía para sobrevivir en su natal Huánuco (Perú) cuando la que creía que sería su salida de la pobreza terminó por llevarlo a una cruel muerte.

Su caso empezó a conocerse luego de que en Tik Tok se viralizara el video de un joven con acento peruano que era lanzado de un puente por dos ciudadanos en apariencia venezolanos. El video había sido filmado en Colombia.

¿Cómo llegó Silvano hasta ahí?  Unas semanas antes en uno de los mercados donde trabajaba un hombre de nacionalidad colombiana le ofreció un negocio que prometía de una vez por todas convertirlo en una persona próspera: debía reunir 5.000 soles peruanos (unos 9.450 bolivianos o 1.360 dólares) para ir a comprar marca de ropa a bajo costo en Medellín (Colombia) y revenderla luego en Huánuco. 

Logró ahorrar la cifra y el 25 de enero partió rumbo a Colombia con su "socio". Los primeros días todo parecía indicar que todo iba bien ya que compartió en su cuenta en Facebook fotos de su viaje y su llegada a tierras colombianas.

A inicios de febrero todo se empezó a complicar, el 10 de ese mes llamó a sus familiares en Perú para contarles que había sido estafado, no solo no le habían vendido la ropa sino que le quitaron todo el dinero. Le pedía a su hermana que mande algo de recursos para que pueda regresar, fue la última comunicación con su familia.

Janet, hermana de Silvano, esperó la llamada al día siguiente y al otro para que le dé los datos de donde hacer un giro, pero nunca llamó, entonces comenzaron a tratar de rastrearlo a través de pedidos de búsqueda por internet y denuncias a autoridades, sin conseguir ningún resultado.

El 14 de febrero unos vecinos reconocieron a Silvano en un video que empezaba a hacerse popular en Tik Tok, en él vieron como dos sujetos lo intimidan y lo lanzan desde un puente. 

En el audiovisual se muestra cómo uno de los extranjeros le pregunta al joven de dónde es, cuando él responde que proviene de "Huánuco, Perú" uno de ellos lo toma por una pierna y el pecho y lo arroja desde lo alto de un puente.

El cuerpo del joven fue encontrado en el corregimiento Las Mojarras, del municipio de Mercaderes, departamento del Cauca. Las primeras investigaciones señalan que Silvano fue abandonado en medio camino, es decir que ni siquiera llegó a Medellín y que se vio obligado a regresar a pie a su país, cuando en su infortunio se encontró con los dos delincuentes que terminaron por asesinarlo. 


Incidentes en Lima

El gobierno del presidente Nicolás Maduro exigió este domingo a Perú proteger la "integridad" del personal diplomático de Venezuela en ese país , al denunciar "actos de violencia" contra la sede consular en Lima durante una protesta el sábado.

Venezuela denunció "actos de violencia acontecidos contra la integridad de la Misión Diplomática y Consular de Venezuela en Lima (...) ante la actitud contemplativa y de inacción por parte de las fuerzas de seguridad", indicó un comunicado difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La noche del sábado decenas de personas protestaron en Lima por el asesinato de un peruano en Colombia, presuntamente a manos de delincuentes venezolanos, para exigir justicia y pedir la expulsión de extranjeros en situación ilegal, según medios locales. 

En uno de los videos difundidos en redes sociales uno de los manifestantes gritaba "Llevénse a su gente", mientras apuntaba hacia el portón de la sede dimplomática en la capital peruana.

Ante los hechos, el gobierno de Venezuela "exige que las autoridades peruanas garanticen la integridad del personal diplomático y consular de Venezuela, así como la seguridad de sus sedes e instalaciones", y "demanda el pleno respeto a  la integridad de los ciudadanos venezolanos que hacen vida en ese país". 

"Condenamos el cruel asesinato del joven peruano, Silvano Oblitas Cántaro, ocurrido en Colombia. Esperamos que las autoridades colombianas desarrollen una rigurosa investigación de las circunstancias que conllevaron a este lamentable crimen y que los responsables sean llevados ante la Justicia, independiente de su origen o nacionalidad", añadió el comunicado. 

La percepción en Lima, donde viven unas 10 millones de personas, es que existe una relación entre el aumento de la delincuencia y la presencia masiva de venezolanos, de acuerdo a un sondeo de la consultora Ipsos.

Por la debacle que sufre la otrora potencia petrolera, más de 850.000 venezolanos han llegado a Perú, de los 5 millones que han migrado desde finales de 2015, según la ONU.

Comentarios