Paulo Soleto

Desde que tomaron el poder en Kabul, los talibanes intentan convencer al mundo y a los propios afganos de que no buscan venganza, que apuestan por la reconciliación y que garantizan no ejercer el poder como lo hicieron en 1996 y 2001, cuando dirigieron el país e impusieron una visión extremadamente rigurosa de la ley islámica, que penalizaba especialmente a las mujeres.

Pero hoy, esas promesas de tolerancia y respeto quedaron atrás, y es que este movimiento radical va "casa por casa" buscando a detractores y personas que han trabajado para las fuerzas extranjeras y a sus familias, según un documento confidencial de la ONU publicado en las últimas horas.

Los talibanes tienen "listas prioritarias" de personas que buscan arrestar, en primera línea están quienes ocuparon puestos de responsabilidad en las fuerzas armadas afganas, la policía y las unidades de inteligencia, así lo detalla el informe redactado por un grupo de expertos en evaluación de riesgos de la ONU.

"Toman por objetivo a las familias de quienes se niegan a entregarse y las castigan basándose en la ley islámica, tememos que las personas que han trabajado para las fuerzas estadounidenses, la OTAN y sus aliados así como sus familias, sean torturadas o ejecutadas" declaró Christian Nellemann, director del Centro noruego de análisis globales, el grupo de expertos de la ONU a cargo de este informe.

Otro objetivo de los talibanes son los periodistas, varios reporteros han denunciado también que han sido golpeados cuando intentaban filmar en Kabul, la presentadora de la televisión afgana, Shabnam Dawran, a la que se le prohibió trabajar esta semana, hizo un dramático llamamiento "A todos los que me escuchan, si es que el mundo me escucha: por favor, ayúdennos porque nuestras vidas están en peligro", dijo en un video publicado el jueves.

La cadena Deutsche Welle informó que el familiar de un periodista que trabajaba para ellos en Afganistán fue asesinado por los talibanes: "Está claro que los talibanes ya están llevando a cabo operaciones organizadas de búsqueda de periodistas, tanto en Kabul como en las provincias, ¡El tiempo se acaba!", dijo Peter Limbourg director de DW, explicando que el periodista al que buscaban está en Alemania, esto a través de un comunicado.

Por su parte, el Comité para la Protección de los Periodistas denunció que los talibanes han registrado esta semana los domicilios de al menos "cuatro periodistas y trabajadores" de medios de comunicación.


Lea también: La imagen de la mujer desaparece en las calles de Kabul, capital de Afganistán


Los talibanes han señalado que quieren buenas relaciones diplomáticas con todos los países, pero que no aceptarán ninguna injerencia en sus principios religiosos. La comunidad internacional afirma que juzgará "los actos" y no las palabras de los islamistas.

Los opositores al régimen taliban salieron el jueves a las calles mostrando la bandera nacional, y no la bandera blanca de los islamistas radicales, para conmemorar el aniversario de la independencia de Afganistán; "Mi petición a la comunidad internacional es que preste atención a Afganistán y no permita que lo que se logró en 20 años sea en vano", dijo un manifestante.

El ex vicepresidente Amrullah Saleh junto a Ahmad Masud, hijo del célebre comandante Masud, asesinado por Al Qaida en 2001, instaron a la resistencia y señaló que el valle de Panshir es la única que no está controlada por los talibanes. Masud informó que soldados "asqueados por la rendición de sus comandantes", se han unido a ellos y han pedido armas y munición a Estados Unidos.

Durante el día de descanso y oración para los musulmanes, los talibanes pidieron a los imanes que recen por la unidad y pidan a las personas que no abandonen Afganistán.


También le puede interesar: Aryana Sayeed, la estrella pop afgana que escapó de los talibanes en un avión de carga


Mientras tanto, miles de afganos ya han salido del país y otros muchos miles esperan a ser evacuados o batallan para conseguir un visado que les permita alejarse de los talibanes,

Aún se registran personas bloqueadas en los puestos de control talibanes en los accesos aeroportuarios, Estados Unidos desplegó 6.000 soldados para garantizar la seguridad del aeropuerto que es controlado por su ejército, ya han logrado facilitar la salida de unos 30.000 estadounidenses y afganos, según el Pentágono

El G7 y varias agencias de la ONU pidieron a los talibanes que dejen pasar a los afganos y a los extranjeros que quieren salir del país, El Programa Mundial de Alimentos de la ONU alertó que uno de cada tres afganos sufre inseguridad alimentaria debido a los efectos combinados de la guerra y el calentamiento global.

Comentarios