El interrogante volvió a plantearse el jueves con las advertencias de la CIA. ¿Puede Rusia utilizar sus armas nucleares tácticas en el conflicto en Ucrania? El precedente sería muy peligroso y rompería un tabú que existe desde 1945.

La hipótesis surgió poco después del inicio de las hostilidades, cuando el líder ruso Vladimir Putin dijo que había ordenado a sus generales "poner las fuerzas de disuasión del ejército ruso en alerta especial de combate".

Y el jefe de la CIA, William Burns, acaba de referirse a ella otra vez, al hablar del potencial recurso de Moscú a armas nucleares tácticas o de débil potencia.

"Es posible que el presidente Putin y los dirigentes rusos caigan en la desesperación, teniendo en cuenta los reveses que han sufrido hasta ahora desde un punto de vista militar" alegó, aunque admitió "no haber constatado señales concretas (...) que podrían agravar" las preocupaciones occidentales al respecto.

Un arma nuclear táctica, de menor carga explosiva que un arma nuclear estratégica, está destinada en teoría al campo de batalla y es transportada por un vector de lanzamiento con un alcance inferior a 5.500 km.

PUEDES LEER: Esto es lo que pasaría en el mundo si estalla una guerra nuclear

"Hay un verdadero riesgo. (Los rusos) Necesitan desesperadamente victorias militares para transformarlas en palancas políticas", explicaba a fines de marzo a la AFP Mathieu Boulègue, del centro de análisis británico Chatham House. 

"El arma química no cambiaría el rumbo de la guerra. Un arma táctica nuclear que destruiría una ciudad ucraniana, sí. Es improbable, pero no imposible. Y en ese caso, serían 70 años de teoría de disuasión nuclear que se derrumbarían".

Pero aún existe un gran paso entre el riesgo y la realidad.

La doctrina rusa es objeto de debate. Algunos expertos y militares, especialmente en Washington, sostienen que Moscú ha abandonado la doctrina soviética de no utilizar primero el arma nuclear. Las opciones de Moscú incluirían ahora la teoría de la "escalada para desescalar", es decir, usar el arma en proporciones limitadas para obligar a la OTAN a retroceder.

TE PUEDE INTERESAR: Tropas rusas comienzan a retirarse de la central nuclear de Chernóbil

1.588 ojivas desplegadas 

Pero las recientes declaraciones rusas no han levantado dudas sobre esta interpretación. Moscú solo usaría el arma nuclear en Ucrania si existe una "amenaza existencial" contra Rusia, ha asegurado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al citar uno de los puntos de la doctrina oficial rusa, pero sin más precisiones. 

Del punto de vista técnico, Rusia está bien equipada. Según la publicación Bulletin of the Atomic Scientists, "1.588 ojivas nucleares rusas estarían desplegadas", entre ellas 812 en misiles desplegados en tierra, 576 en submarinos y 200 en bombarderos.

Para Pavel Luzinm analista del grupo de reflexión Riddle basado en Moscú, Rusia podría usar un arma nuclear táctica "para desmoralizar a un adversario, para impedir que el enemigo siga luchando". 

El objetivo es primero "demostrativo", agrega a la AFP. "Pero si el adversario quiere seguir luchando, se puede usar de forma más directa".

De hecho, las amenazas surten efecto: no se puede descartar totalmente el riesgo. 

Gran coste político 

"En caso de estancamiento o humillación, cabe imaginar una escalada vertical. Es parte de la cultura estratégica rusa, intimidar y profundizar para obtener una desescalada", dijo un alto oficial francés, que habló bajo condición de anonimato. "Putin no entró en esta guerra para perderla", añade.

Pero otros prefieren creer que el tabú absoluto permanece. Si Putin decide arrasar un solo pueblo ucraniano para demostrar su determinación, la zona quedaría potencialmente desprovista de vida humana durante décadas.

"El coste político sería monstruoso. Perderían el poco apoyo que les queda. Los indios retrocederían, los chinos también", asegura a la AFP William Alberque, del International Institute for Strategic Studies (IISS). "No pienso que Putin lo hará", añade.

El hecho es que, al margen de la cuestión ucraniana, Rusia no gozaría hoy de la estatura de superpotencia militar sin las armas nucleares. 

El país no constituiría una amenaza de tal magnitud sólo con sus fuerzas convencionales. 

Desde que se inició el conflicto en Ucrania, Rusia ha demostrado una inmensa capacidad de destrucción, pero al mismo tiempo mostró verdaderas debilidades tácticas, operativas y logísticas.

Comentarios