El exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quien desde 2017 cumplía condena por recibir millonarios sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, salió el domingo en libertad condicional tras beneficiarse de un habeas corpus que fue apelado por orden del gobierno.

"Enfrenté a una justicia torcida, politizada. Me condenaron por la fuerza de la circunstancia", expresó Glas en un mitin realizado en su camino por carretera hacia el puerto de Guayaquil (suroeste), de donde es oriundo.

Glas, de 52 años y quien desde 2013 fue vicepresidente del exmandatario socialista Rafael Correa (quien gobernó durante una década desde 2007), fue condenado en diciembre de 2017 a seis años de cárcel al verse salpicado por la trama de corrupción de Odebrecht.

Reelegido en binomio con Lenín Moreno (2017-2021), el exvicepresidente salió caminando de la cárcel de la ciudad andina de Latacunga (sur), siendo recibido por sus simpatizantes.

En medio de vítores y gritos de "Glas, amigo, el pueblo está contigo", Glas se encaramó en un vehículo desde el cual ondeó una bandera de Ecuador, hizo con su mano la V de victoria y levantó una pancarta con la foto de Correa con la banda presidencial.

Apelación presentada

Un juez de una parroquia rural de la costa ecuatoriana le concedió el sábado el habeas corpus, disponiendo su "inmediata libertad". Le prohibió asimismo salir del país y le ordenó presentarse una vez por mes ante la justicia.

Su abogado, Edison Loaiza, dijo a la prensa que Glas recibió el recurso constitucional ante "la grave situación de salud" que atraviesa y porque su vida corre peligro en la penitenciaría de Latacunga, uno de los escenarios de cruentas masacres carcelarias que han dejado 350 presos muertos desde febrero de 2021.

Junto a Correa, juzgado en ausencia, Glas también fue condenado en 2020 a ocho años de cárcel por pedir sobornos a empresarios a cambio de contratos con el Estado.

Comentarios