Mientras el mundo sigue atento la distribución y aplicación de las distintas vacunas para el coronavirus, continúan apareciendo terapias alternativas para enfrentar la enfermedad.

Ayer conocimos Carvativir, probablemente una de las más llamativas, porque fue presentada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

En conferencia de prensa, el mandatario las describió como unas “gotitas milagrosas” que, según él, neutralizarían el coronavirus en un cien por ciento al ser utilizadas cada cuatro horas.

“Habiendo recibido el permiso sanitario oficial del país, puedo presentar la medicina que neutraliza el 100% del coronavirus, el Carvativir, mejor conocido como las gotitas milagrosas de José Gregorio Hernández”.

De acuerdo con Maduro, el tratamiento es el resultado de varios estudios clínicos, científicos y biológicos que se llevaron a cabo durante nueve meses en el país sudamericano.


El misterio sigue rodeando el Carvativir, sobre todo que lo vinculan al beato José Gregorio Hernández, un médico muy popular entre los venezolanos. Maduro no ha querido revelar la identidad del científico principal que está detrás de la creación de las gotas, que ya tienen patente nacional e internacional. Pero aseguró que se trata de una «mente brillante y que por los momentos lo protegerán en el anonimato».

Sin embargo, el ex ministro de Sanidad, José Luis Oletta, analizó la ficha técnica de Carvativir, que es un producto derivado del timol, catalogado entre los antisépticos usados en enjuagues bucales y pastas dentales, "no como medicamento".

Comentarios