La periodista filipina Maria Ressa dijo el sábado que su premio Nobel de la Paz es para "todos los periodistas del mundo" e instó a seguir luchando por la libertad de prensa.

"Esto es realmente para todos los periodistas del mundo", dijo Ressa, en declaraciones a la AFP. La veterana periodista es una de las voces más críticas con el presidente filipino, Rodrigo Duterte.

"Necesitamos ayuda en muchos frentes. Es mucho más difícil y peligroso ser periodista hoy", aseguró.

Ressa, confundadora del medio online Rappler, y el periodista ruso Dimitri Muratov, redactor jefe del periódico Novaya Gazeta, fueron galardonados el viernes con el Nobel de la Paz por sus esfuerzos para "salvaguardar la libertad de expresión".

El reconocimiento de Ressa fue visto como un "triunfo" por organizaciones humanitarias y medios de comunicación en un país que está considerado como uno de los más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo.

Maria Ressa, de 58 años, experiodista de CNN, ha sido objeto en los últimos años de varias investigaciones, procesos judiciales y ha sufrido un intenso ciberacoso, sobre todo desde que Duterte llegó al poder en 2016.

Rappler ha publicado artículos críticos contra el jefe de Estado, incluyendo su sangrienta y polémica lucha contra el narcotráfico. 

Comentarios