Estados Unidos lleva meses vacunando a su población y a diferencia de lo que sucede en varios países del mundo nunca sufrió de restricciones por edad o escasez de dosis. A pesar de ello hay una gran cantidad de gente que no ha querido inmunizarse, algo que ha hecho que las autoridades llamen a esta etapa de la enfermedad “la pandemia de los no vacunados”.

Cifras oficiales señalan que el 99.5% de los fallecidos son personas que no se vacunan y que el 97% de las hospitalizaciones son personas que no recibieron ni una sola dosis.

En esa cifra fatal de personas que no quisieron vacunarse se encuentra Stephen Harmon de 34 años de edad, un hombre que murió hace unos días en California y que en varias oportunidades se había burlado de las vacunas.

"Tengo 99 problemas, pero la vacuna no es uno de ellos", había tuiteado en junio pasado Harmon, sin sospechar que pronto enfermaría de Covid-19.
El coronavirus deterioró rápido su salud provocándole una neumonía fatal. Durante su internación publicó varias fotos mostrando su estado de salud y pidiendo oraciones para que pueda recuperarse.

Antes se ser intubado publicó un último tuit: "No sé cuándo me despertaré, por favor recen".

A pesar de su situación, ya con la enfermedad avanzada, Harmon no se arrepintió de no haberse vacunado, asegurando que su fe lo salvaría, lo que lamentablemente no sucedió.

Stephen pasó sus últimos días luchando contra una enfermedad en la que no creía.



Comentarios