Caleb Wallace, que se hizo famoso por ser el líder del movimiento antibarbijos y antivacunas en Texas (EEUU) murió a causad del coronavirus y luego de tres semanas en una unidad de cuidados intensivos.

"Caleb ha fallecido en paz. Él vivirá para siempre en nuestros corazones y mentes", escribió Jessica,  esposa de Wallace en una publicación en GoFundMe, donde había estado recaudando dinero para cubrir los costos médicos, según ha informado el diario New York Times.

Wallace había informado que la salud de su esposo se había deteriorado y  que los médicos se habían quedado sin opciones de tratamiento. El sábado, lo trasladaron al Centro Médico Shannon en la ciudad de San Angelo para que su familia pudiera despedirse, dijo.

PUEDES LEER: "Tengo 99 problemas, pero la vacuna no es uno de ellos", muere activista antivacunas

Jessica queda embarazada del cuarto hijo de la pareja, y contó hace poco al medio 'San Angelo Standard-Times' que cuando su esposo se sintió enfermo por primera vez, tomó una mezcla de vitamina C, zinc, aspirina e ivermectina, sin resultados favorables.

"A quienes le deseaban la muerte, lamento que sus puntos de vista y sus opiniones los hayan lastimado. Recé para que pudiera salir de la enfermedad con una nueva perspectiva y un mayor respeto por la vida. No puedo decir nada más porque no puedo hablar por él”, escribió 

PUEDES LEER: "Nos vemos pronto..." el contundente mensaje sobre un esqueleto para los antivacunas

Calleb Wallace tenía 30 años y se dedicó a hacer campañas en contra de las mascarillas y otras restricciones para frenar el Covid-19.

El 4 de julio del 2020, Wallace, quien tenía 30 años y era padre de tres nenas, organizó una protesta en la ciudad de San Angelo, en el estado de Texas, donde los participantes portaban carteles en contra del uso de tapabocas y de los cierres de negocios. Los manifestantes además rechazaban las evidencias científicas sobre el Covid-19 y la cobertura que los medios de comunicación le daban al tema.

Comentarios