Kelly Andrade, una colombiana de 25 años que llegó a Estados Unidos en busca de trabajo presentó una demanda contra su empleador, Michael Esposito, luego de descubrir que el sujeto había instalado una cámara para filmarla en secreto.

El hecho sucedió en  el distrito de Staten Island de Nueva York y fue develado por un reportaje del NY Post. Esposito, padre de cuatro hijos y dueño de tres restaurantes de la franquicia "La Rosa Grill" había escondido la cámara en un detector de humo.

Andrade empezó a sospechar cuando sorprendió a su empleador manipulando el dispositivo varias veces y él le decía que arreglaba algún desperfecto. Un día que el hombre no estaba en su casa inspeccionó el detector y se encontró con la cámara y una tarjeta de memoria que tenía horas de grabaciones. 

PUEDES LEER: Discusión en un chat de mamás terminó provocando una brutal pelea y la pérdida de un ojo

Una vez el hombre se percató que la cámara había sido intervenida llegó a la casa y comenzó a golpear la puerta del cuarto de la niñera, queriendo entrar, lo que obligó a Andrade a saltar por la ventana del primer piso y correr hasta la Policía para entregar una tarjeta de memoria a los inspectores.

"Estaba terriblemente asustada. No tenía dónde quedarme, nada para comer, sola en un país extranjero y sin idea de qué hacer conmigo misma", señaló la joven colombiana.

Michael Esposito fue detenido y luego liberado bajo fianza asegurando a través de su abogado que las cámaras se instalaron únicamente por razones de seguridad y forman parte del circuito común de la casa, la última palabra sobre el caso dará a la Corte.



Comentarios