Paulo Soleto

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU alertó este viernes de que uno de cada tres afganos sufre inseguridad alimentaria debido a los efectos combinados de la guerra y el calentamiento global.

Los afganos padecen ya una grave crisis alimentaria y 2021 es un "año extremadamente difícil" más allá de los conflictos y las consecuencias económicas de la pandemia de covid-19, "el país se enfrenta a la segunda sequía severa en tres años. La gente apenas se está recuperando de la sequía de 2017/2018", dijo Mary-Ellen McGroarty. representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Afganistán, quien asegura que quiso quedarse en dicho país para mantener la ayuda a los más afectados por la insurrección talibán que tomaron el poder.

"Ha habido una reducción del 40% de la cosecha de trigo, resultado de uno de los inviernos más secos de los últimos 30 años. Hemos tenido muy poca nieve en Kabul este año, por lo que el suministro de agua en la época de deshielo es muy escaso, esta situación está agravada por el conflicto que afecta a Afganistán, con agricultores que no pueden cosechar y que han huido de sus casas y sus huertos fueron destruidos, a ello se suma también la destrucción de infraestructuras, como puentes, represas y carreteras que ha comprometido el acceso a los alimentos", lamentó McGroarty, responsable de ese programa de la ONU.

Lea también: La imagen de la mujer desaparece en las calles de Kabul, capital de Afganistán

El conflicto y la sequía derivaron en una inflación de precios en alimentos básicos como el trigo que elevó su precio un 24%.

McGroarty advierte que la situación es desastrosa y detalla que los análisis indican que 14 millones de personas ya se encuentran en riesgo de hambruna severa o aguda, es decir, una persona de cada tres mientras que dos millones de niños están en riesgo de desnutrición

"El PMA, Naciones Unidas y el sistema humanitario están determinados a quedarse y a aportar la respuesta humanitaria tan necesaria", aseguró McGroarty, indicando que, ella quiere seguir con su trabajo junto a su equipo conformado 480 personas, 440 de ellos afganos, indicando que la agencia que representa cuenta con ayudar a nueve millones de afganos hasta final de año y que el PMA opera desde hace años en zonas controladas por los talibanes.

La organización estimó que para ayudar necesitará urgentemente 200 millones de dólares, para poder hacer reservas alimentarias para comunidades aisladas, teniendo en cuenta que la situación puede deteriorarse en los próximos meses debido a los conflictos con los talibanes.

Comentarios