El Papa Francisco reclamó a líderes estatales, empresas y organismos internacionales garantías para que las vacunas contra el COVID-19 lleguen a todos y, sobre todo, a los sectores más vulnerables.

"Vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados en todas las regiones del planeta", pidió luego de instar a la lógica de cooperación y no de la competencia.

Se refirió al tema en su tradicional mensaje navideño desde el Aula de las Bendiciones al interior de la Basílica de San Pedro debido a las restricciones por la pandemia y no desde el Balcón central como cada año solía hacerse ante una multitud de feligreses.

"Aparecen varias luces de esperanza, como los descubrimientos de vacunas", aseguró. "Pero, para que estas luces iluminen y traigan esperanza a todo el mundo, deben estar disponibles para todos", enfatizó.

Pidió que el individualismo y los "nacionalismos cerrados" no sean motivos de indiferencia ante el sufrimiento de otros.

"No puedo ponerme por delante de los demás, poniendo las leyes del mercado y las patentes de invención por encima de las leyes del amor y la salud de la humanidad", dijo.