Los peruanos han visto pasar cuatro presidentes desde 2018 y este domingo eligen un nuevo mandatario en medio de cifras récord de contagios y muertos por coronavirus, tras una campaña atípica con 18 candidatos y ningún favorito.

Los aspirantes cerraron sus campañas el jueves en busca de los últimos votos con coloridos y bulliciosos mitines con cientos de seguidores amontonados, mientras la segunda ola de la pandemia no da tregua con un récord casi 13.000 contagios y 314 en un día.

Ningún postulante supera el 10% de la intención de voto, según los últimos sondeos publicados, y siete tienen posibilidades de pasar a la segunda vuelta prevista para el 6 de junio.

Estos últimos son el exlegislador Yonhy Lescano (centroderecha), la antropóloga Verónika Mendoza (izquierda), el economista Hernando de Soto (derecha), Keiko Fujimori (derecha populista), el exfutbolista George Forsyth (centroderecha), el maestro y sindicalista Pedro Castillo (izquierda radical) y el empresario Rafael López Aliaga (ultraderecha).

"Tenemos el peor escenario posible para este domingo: fragmentación y polarización", dijo a la AFP el politólogo Carlos Meléndez.

"Son las elecciones más fragmentadas de la historia, nunca hemos visto tantos candidatos con opción", declaró el jefe de la encuestadora Ipsos, Alfredo Torres, a corresponsales extranjeros.

"Fiesta democrática" 

En esta nación andina donde el líder es más importante que la ideología, hay 10 candidatos de derecha o centroderecha, cuatro de izquierda, tres nacionalistas y uno de centro. 

"Lo importante es acudir a las urnas y poder elegir [...], que sea una fiesta democrática", declaró Keiko, la hija del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000), al cerrar su campaña en el populoso distrito limeño de Villa El Salvador.

En tanto, Lescano se declaró "feliz de haber recorrido todo el Perú", afuera de la sede de su partido en el centro de Lima.

"Llamo a la juventud, obreros, reservistas, agricultores, a que depositen su confianza en un hombre del pueblo", dijo por su parte Castillo en la plaza 2 de Mayo, donde en 2017 encabezó las protestas en medio de una huelga nacional de maestros.

La incertidumbre electoral agitó los mercados, elevando el precio del dólar a un récord de 3,8 soles.

Tras haber crecido por años sobre el promedio latinoamericano, la economía peruana se contrajo en 2020 en 11,12%, la peor cifra en tres décadas, elevando el desempleo y la pobreza. 

El domingo también se renovará el Congreso unicameral de 130 miembros, tras una seguidilla de crisis políticas desde 2016, que alcanzaron su clímax en noviembre, con tres presidentes en cinco días.

"Estamos atravesando uno de los momentos más difíciles y críticos de nuestra historia. La salud, la economía, la política y hasta la moral y la ética están en crisis", dijo este viernes el presidente interino, Francisco Sagasti, en un mensaje de televisión en el que incentivó a sus compratriotas a votar.

La semana más mortal 

En Perú el voto es obligatorio y la oficina nacional electoral (ONPE) anticipa una participación de "nueve de cada diez peruanos", pese a que ésta ha sido la semana más mortal en 13 meses de pandemia, con 279 decesos diarios en promedio, según el ministerio de Salud.

Este viernes se registraron 307 muertos por covid-19, mientras que en las 10 semanas previas los decesos bordeaban los 200 al día. Además, en la jornada hubo 1.655 contagios.

La inmunización contra el covid-19 comenzó hace dos meses, pero avanza a cuentagotas. Alcanza por ahora solo al personal de primera línea y ancianos, por lo que todos los candidatos prometieron una vacunación acelerada.

El exmandatario Martín Vizcarra propuso en enero posponer los comicios al 23 de mayo, pero no tuvo respaldo y Sagasti dijo que "de ninguna manera" se postergaría la votación.

Perú acumula 54.285 muertos en 1,6 millones de casos. Entre los contagiados hay cinco candidatos a la presidencia, los últimos de ellos Forsyth y José Vega, de un partido nacionalista minoritario.

Los centros de votación abrirán el domingo durante 12 horas, cuatro más que lo habitual, para evitar aglomeraciones. 

Además, cada elector asistirá a una hora predeterminada, según el último dígito de su documento de identidad. Solo en caso de duda se exigirá al votante retirarse la mascarilla por tres segundos para mostrar su rostro.

Están convocados a las urnas 25 millones de los 33 millones de peruanos en locales de votación distribuidos en todas las ciudades y pueblos de la selva amazónica, la sierra andina y la costa, donde está Lima.

La ONPE prometió divulgar los primeros resultados oficiales parciales hacia las 23H30 locales (04H30 GMT del lunes), pero el escrutinio de la parlamentaria puede tardar un par de días.

Casi 160.000 policías y militares comenzaron a ser desplegados para garantizar la seguridad.

El nuevo presidente y el renovado Congreso deben asumir el 28 de julio, día en que Perú cumple el bicentenario de su independencia.


                

Comentarios