Rusia bombardeó este sábado una nueva fábrica militar en la zona de Kiev, cumpliendo así su amenaza de intensificar sus ataques contra esta capital tras haber perdido esta semana su buque insignia en el Mar Negro en un ataque reivindicado por Ucrania.

El complejo industrial, situado en el distrito Darnytsky y donde se fabrican principalmente tanques, fue blanco de un ataque, según pudieron comprobar periodistas de la AFP el sábado por la mañana. Un gran número de militares y rescatistas se concentraron en el lugar, del que brotaba una gran humareda.

En Moscú, el ministerio de Defensa confirmó el ataque.

"Armas aire-tierra de largo alcance y alta precisión destruyeron edificios de una planta de producción de armamento en Kiev", dijo el ministerio en un comunicado en la red Telegram.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, indicó en Facebook que no tenía informaciones sobre posibles víctimas.

"Por la mañana, Kiev ha sido bombardeada. Ha habido explosiones en el distrito Darnytsky, en la periferia de la ciudad. Los rescatistas y los médicos trabajan en este momento en el lugar", dijo.

Klitschko pidió una vez más a los habitantes que se fueron de la capital que no regresen todavía y permanezcan en un "lugar seguro".

Los ataques rusos contra Kiev han sido escasos desde finales de marzo, cuando Moscú retiró sus tropas de la capital y anunció que concentraba su ofensiva en el este de Ucrania.



Comentarios