Un fuerte sismo de 7,5 grados de magnitud remeció el domingo la selva norte de Perú y una vasta zona aledaña de la costa central del país sin causar víctimas, según los primeros reportes de las autoridades.

El movimiento telúrico se registró a las 05:52, hora local, con epicentro a 98 kilómetros al este de Santa María de Nieva en Condorcanqui, Amazonas, selva norte de Perú, a una profundidad de 131 kilómetros, reportó el Instituto Geofísico local.

La gran profundidad del sismo en la Amazonia peruana provocó que la onda expansiva fuera mayor y afectara a casi la mitad del país, en la zona norte y central, incluyendo a regiones costeñas y andinas como Cajamarca, Piura, Tumbes, Lambayeque, Ancash y Lima.

La Defensa Civil indicó, en su segundo reporte, que hasta que hasta el momento no se reportan daños personales, pero sí resultaron afectadas una indeterminada cantidad de viviendas en varios distritos de la región de Amazonas.

El distrito de Santa María de Nieva es una zona poco poblada donde habitan indígenas amazónicos y se ubica a las orillas del río Nieva, en la frontera con Ecuador.

"El movimiento ha sido inmenso, pero no tenemos heridos", dijo a la radio RPP Héctor Requejo, alcalde del distrito Santa María de Nieva, con una población de 2.500 habitantes.

Requejo indicó que algunas viviendas de adobe y madera colapsaron por la magnitud del sismo.

En la zona afectada también se registraron cortes de energía eléctrica.

"Nos hizo recordar el sismo que ocurrió en Ica" (sur de Perú), dijo una pobladora de la región de Amazonas al canal de televisión Latina.

"Hemos salido todos a la calle, estamos muy asustados", dijo a su vez a RPP una oyente que se identificó como Lucía y quien se comunicó por teléfono desde la ciudad de Chota, en Cajamarca, región de donde es oriundo el presidente peruano Pedro Castillo.

Sismo previo

El sismo de la selva peruana también fue detectado por el servicio sismológico de Estados Unidos (USGS), que le atribuyó igualmente una magnitud de 7,5.

En Lima, a más de 1.000 kilómetros al sur del epicentro, el temblor se sintió con menor intensidad pero duró lo suficiente como para que la población saliera a las calles en algunas zonas.

La capital peruana, de 10 millones de habitantes, había sido sacudida poco antes, en las primeras horas del domingo, por un fuerte sismo de 5,2 grados de magnitud.

Ese primer sismo tampoco causó víctimas ni alerta de tsunami y tuvo su epicentro 44 kilómetros al oeste del Callao, el puerto vecino a Lima, y a una profundidad de 65 km, según el Instituto Geofísico.

La marina de guerra del Perú descartó que existiera riesgo de tsunami.

"Somos un país altamente sísmico y siempre vamos a tener sismos", dijo el sismólogo Hernando Tabera, del Instituto Geofísico.

Un fuerte sismo de magnitud 8 sacudió en mayo de 2019 la región de Loreto en la selva norte de Perú, provocando un muerto y al menos 26 heridos, 15 de ellos en Ecuador.

El último terremoto de gran magnitud y consecuencias trágicas ocurrió en el puerto de Pisco el 15 de agosto de 2007, cuando un sismo de 7,9 grados, con epicentro en la costa central, dejó 595 muertos.

Perú es sacudido cada año por al menos 400 sismos perceptibles, pues está ubicado en el denominado Cinturón de Fuego del Pacífico, una zona de amplia actividad telúrica que se extiende a lo largo de la costa oeste del continente americano.

Comentarios