La Unión Europea tendrá que adoptar "tarde o temprano" sanciones sobre el petróleo y el gas rusos, declaró el miércoles el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, denunciando los "crímenes contra la humanidad" perpetrados en Bucha "y muchas otras ciudades" en Ucrania.

"Creo que tarde o temprano serán necesarias medidas sobre el petróleo e incluso sobre el gas", declaró el responsable belga ante los eurodiputados reunidos en sesión plenaria en Estrasburgo (Francia).

"Hoy expresamos nuestra indignación ante los crímenes contra la humanidad, contra civiles inocentes en Bucha y en muchas otras ciudades. Una prueba más de que la brutalidad rusa contra el pueblo ucraniano no tiene límites", subrayó.

"Esto no es una operación especial. Se trata de crímenes de guerra", prosiguió Michel, recordando que la Unión Europea estaba ayudando a reunir pruebas para "llevar a los responsables ante la justicia".

La Comisión Europea propuso el martes a los Veintisiete endurecer las sanciones contra Moscú, deteniendo sus compras de carbón ruso, que representan 45% de las importaciones de la UE, y cerrando los puertos europeos a los barcos rusos.

Pero un posible embargo sobre el petróleo (25% de las compras europeas) y el gas (45% de las importaciones de la UE) es objeto de duras discusiones entre los Estados miembros y Alemania expresó públicamente sus reticencias.

Berlín no puede prescindir de los suministros de gas ruso "a corto plazo" y las sanciones contra Moscú en este sector harían más daño a la UE que a Rusia, indicó el ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner.

En cambio, los Estados bálticos ya han dejado de importar gas ruso desde principios de abril.

Comentarios