Un nuevo giro al caso de la colombiana Martha Sepúlveda, un juez de su país ordenó que se proceda a aplicarse la eutanasia que había sido suspendida a horas de realizarse hace algunas semanas.

“La justicia le dio la razón a Martha Sepúlveda (…) El juez 20 Civil del Circuito de Medellín falló y le dio la razón, declaró que se vulneró sus derechos, su derecho a morir dignamente y la sometió a vivir una vida indigna y le ordenó a esta misma clínica llevar a cabo el procedimiento que se encontraba aprobado en el día, la hora y la fecha en que Martha así lo defina”, aseguró Lucas Correa, abogado de la mujer.

El juez además reconoció que le corresponde a cada persona juzgar y definir qué tipo de sufrimiento considera indigno e incompatible con su idea de dignidad.

"No les corresponde a los médicos, ni a la opinión pública ni a la iglesia determinar quién sufre más o quién sufre menos", señala.

La sentencia ordena entonces a la IPS Instituto Colombiano del Dolor S.A.S que, “que en el término improrrogable de 48 horas, acuerde con la señora Martha Liria Sepúlveda Campo, el día y la hora en que habrá de llevarse a cabo el procedimiento eutanásico, siempre y cuando ésta mantenga su voluntad de practicarlo”.

La cancelación a último minuto de la eutanasia -previamente autorizada- a una mujer en Colombia provocó controversia y amenazas de acciones legales. 

"Cobarde seré, pero no quiero sufrir más, estoy cansada", había dicho en una entrevista con Caracol Televisión, el 3 de octubre, Sepúlveda, de 51 años y enferma de esclerosis lateral amiotrófica.

Entonces su fallecimiento estaba pactado para el domingo 10 de octubre a las 07:00 de la mañana, cuando ella se convertiría en la primera colombiana en recibir la eutanasia sin ser una paciente en fase terminal.

PUEDES LEER: Martha decidió morir: será la primera mujer en aplicarse eutanasia sin tener una enfermedad terminal en Colombia

La Corte Constitucional, que vela por el cumplimiento de la Carta Magna, decidió en julio extender "el derecho a la muerte digna" a quienes padezcan "un intenso sufrimiento físico o psíquico proveniente de lesión corporal o enfermedad grave e incurable".

Su eutanasia recibió entonces luz verde por tratarse de una paciente con "enfermedad incurable avanzada", "síntomas físicos y/o psicológicos que generan sufrimiento" y "capacidad para la toma de decisiones", señaló el Instituto Colombiano del Dolor (INCODOL), encargado del procedimiento.

Pero dos días antes, un documento escueto que llegó por debajo de su puerta le anunció la cancelación de la eutanasia por determinación "unánime" del comité médico que antes la había aprobado.

La Iglesia católica le pidió a Martha "reflexionar sobre su decisión", pues "la muerte no puede ser la respuesta terapéutica al dolor y al sufrimiento en ningún caso", de acuerdo a un comunicado. 

"Dios no me quiere ver sufrir a mí", respondió la mujer, que se define como católica y escogió fallecer un domingo en honor a su religión. 

TE PUEDE INTERESAR: "Mi mamá está feliz desde que le dijeron que podía morir": dice hijo de mujer que recibirá eutanasia

En América Latina solo Colombia despenalizó la eutanasia en 1997, pero aún quedan vacíos que impiden el cumplimiento de ese mandato en este país de tradición conservadora. 

Según cifras oficiales, 157 personas han recibido la eutanasia en el país, todos ellos en la fase terminal de una enfermedad. 

En México existe la llamada ley del "buen morir", que autoriza al paciente o su familia a solicitar que la vida no sea prolongada por medios artificiales, mientras en Uruguay el Parlamento discute un proyecto sobre la eutanasia.

Comentarios