Un manifestante que murió por disparos de perdigón durante un enfrentamiento con la policía el sábado durante un masiva marcha en Lima contra el nuevo presidente peruano Manuel Merino, se convirtió en la primera víctima mortal de las protestas iniciadas el martes, informó la Defensoría del Pueblo.

"El hospital Almenara recibió (de la Cruz Roja) a cuatro personas: tres heridos y un cadáver de una persona de 25 años", que habían ido a las protestas, dijo a periodistas Alberto Huerta, de la oficina Defensorial de Lima.

"La víctima tenía heridas de perdigones en la cara y cuero cabelludo, según el médico", precisó el funcionario.