El caso ha mantenido a Grecia en vilo, un piloto fue acusado formalmente de homicidio en primer grado tras confesar que mató a su esposa a principios de mayo. Durante un mes sostuvo que lo que sucedió que su mujer fue víctima de un atraco armado en su casa.

Caroline Crouch, una mujer de nacionalidad británica de 20 años, fue encontrada muerta con signos de violencia luego que su esposo, Babis Anagnostopoulos, de 33, llamara a la Policía para reportar un asalto. 

El sujeto declaró que su esposa había sido estrangulada por unos ladrones extranjeros que irrumpieron en su propiedad, ataron a la pareja y amenazaron con matar a su bebé, tras lo cual huyeron con 18.000 dólares.

La Policía llegó a ofrecer una recompensa de 355.000 dólares para dar con el paradero de los delincuentes y autores del asesinato. 

Y es posible que  Babis Anagnostopoulos se hubiera salido con la suya ya que armó la escena del crimen de tal manera que todo hacía indicar que efectivamente fueron víctimas de atracadores, pero logró ser descubierto gracias a un reloj inteligente. 

El smartwatch mostró que el corazón de la mujer había dejado de latir horas antes de que ocurriera el presunto robo. Esto llevó a los investigadores a rastrear otra información de los dispositivos electrónicos: los datos de rastreo del teléfono de Anagnostopoulos indicaban que durante la noche del crimen el hombre estuvo moviéndose por la casa, lo cual contradecía sus afirmaciones de que durante todo ese tiempo había estado atado a la cama, mientras los ladrores mataban a su esposa.

Además, se comprobó que  la tarjeta de memoria de una cámara de seguridad de la casa fue removida horas antes del momento en que Anagnostopoulos afirmó que habían ocurrido los hechos, recoge Proto Thema.

De acuerdo con los investigadores, tras asesinar a Crouch, Anagnostopoulos pasó horas simulando una escena de robo. Incluso colocó al bebé junto a su madre muerta, y ahogó al perro de la familia y colgó su cuerpo de la barandilla de una escalera, para culpar a los 'asaltantes' de la muerte del animal, informó el periódico Proto Thema.

El piloto fue detenido este jueves después de asistir a un servicio conmemorativo de su difunta esposa. El hombre confesó tras una sesión de interrogatorio de ocho horas y, según sus abogados, expresó remordimientos por sus acciones. Además de homicidio voluntario, Anagnostopoulos fue acusado de maltrato animal.

Comentarios