Un recluso condenado a muerte en Carolina del Sur tuvo que decidir entre la silla eléctrica o el fusilamiento. 

En Texas, un hombre de 78 años y enfermo está en el corredor de la muerte por un crimen cometido hace tres décadas, y una madre de 14 hijos será ejecutada, pese a las serias dudas sobre su culpabilidad. 

La pena capital ha estado en declive en Estados Unidos pero una lista de las próximas ejecuciones ha vuelto a poner el tema en la mira. 

Richard Moore, un hombre afroestadounidense de 57 años, tiene fecha de ejecución fijada para el 29 de abril, en Carolina del Sur, por el homicidio de un empleado de una tienda de víveres durante un robo en 1999.

Esta sería la primera ejecución en ese estado sureño en casi una década. 

Las últimas ejecuciones en Estados Unidos habían sido realizadas por medio de inyección letal, pero en ese estado este método debe ser abandonado porque los fabricantes de fármacos se rehúsan a proveer los ingredientes necesarios.

Por ello, a Moore le fue dado a elegir entre la silla eléctrica y un fusilamiento con tres voluntarios armados con rifles pertenecientes al departamento de Correccionales. 

El viernes Moore escogió el fusilamiento.

Sin embargo, sus abogados cuestionaron ambos métodos de ejecución alegando que violaban un veto constitucional sobre el "castigo cruel e inusual" y un juez aceptó escuchar sus argumentos.

"La silla eléctrica y el fusilamiento son métodos anticuados y barbáricos de ejecución que virtualmente todas las jurisdicciones estadounidenses han dejado atrás", dijo Lindsey Vann, una de las defensoras de Moore. 

La electrocución se usó para siete de las 43 ejecuciones en Carolina del Sur desde 1985. La última de ellas, en 2008.

El fusilamiento solo se utilizó tres veces en Estados Unidos -todas en el estado occidental de Utah- desde 1976, cuando la Corte Suprema de Estados Unidos reinstauró la pena de muerte.

PUEDES LEER: Gobierno descarta plantear la pena de muerte tras polémico pedido de diputado del MAS

"Confesión poco fiable" 

Ha habido tres ejecuciones este año en Estados Unidos y hubo 11 en 2021, frente a las 17 de 2020.

Solo una de las ejecuciones en 2021 involucró a una mujer y de las más de 1.540 personas ejecutadas en el país desde 1976, solo 17 eran mujeres.

Melissa Lucio, de 53 años, podría ser la número 18.

Lucio, una mexicana estadounidense madre de 14 hijos, cuya ejecución está programada en Texas el 27 de abril por medio de inyección letal, fue sentenciada por la muerte de su hija Mariah de dos años, en 2007. 

Lucio alega que su confesión se logró bajo coacción policial durante un interrogatorio de cinco horas y que la muerte de la niña en realidad se debió a una caída accidental por una escalera.

Su caso ha sido defendido por Innocence Project, que lucha por los reos injustamente condenados, y por la estrella de telerrealidad Kim Kardashian, quien pidió al gobernador de Texas, Greg Abbott, conceder clemencia para Lucio.

"El estado extrajo una 'confesión' poco fiable y usó evidencia científica falsa para condenar a Melissa Lucio de un crimen que no cometió y que, de hecho, nunca ocurrió", dijo Vanessa Potkin, apoderada de Lucio.

"Lo que sabemos hoy es esto: Mariah murió por complicaciones médicas tras una caída accidental. No fue asesinada".


Comentarios