Una policía sudafricana preparó con unos asesinos a sueldo el asesinato de su novio y de cinco miembros de su familia para cobrar la indemnización del seguro, informó este viernes el tribunal.

Los detalles del caso se conocieron durante el juicio de la policía Rosemary Ndlovu.

Esta mujer, de 46 años, se las arreglaba para que familiares suyos suscribieran seguros de vida y funerarios y después preparaba el asesinato de cada uno de ellos. 

Su novio, su prima, su hermana, su sobrina, su sobrino y otro familiar fueron asesinados entre 2012 y 2017.

De este modo cobró unos 1,4 millones de rands (81.000 euros, 94.000 dólares), pero la detuvieron antes de que pudiera agregar a su macabra lista el asesinato de su madre y otra hermana, según el tribunal.

Con premeditación, Ndlovu contrató a asesinos a sueldo para tender trampas a las víctimas, que fueron asesinadas a tiros o a golpes. 

Ella mató personalmente a una persona, su hermana, envenenando su té y estrangulándola al ver que el veneno no funcionaba.

La acusada niega los cargos.

Fue detenida después de que uno de los asesinos a sueldo informara a la policía que estaba tramando un plan para quemar la casa de otra de sus hermanas. Su hermana y sus cinco hijos habrían muerto carbonizados mientras dormían.

Ndlovu, que trabajó como policía, permaneció impasible durante el juicio. 

Comentarios